Menú Buscar
Dos sanitarios del Open Arms atienden a una mujer en la cubierta del barco / EFE

Gobierno y Open Arms intercambian reproches a la espera de poner rumbo a Mallorca

El Ejecutivo niega cualquier acuerdo con Italia, como ha criticado la ONG, y reclama una "contestación clara" sobre sus intenciones

19.08.2019 14:43 h. Actualizado: 19.08.2019 14:55 h.
6 min

Choque a tres bandas entre España, Italia y el Open Arms. Si este domingo la ONG rechazaba poner rumbo a Palma o Mahón, los puertos españoles más cercanos, como hizo con Algeciras horas antes, este lunes valora emprender la travesía a Baleares siempre que ambos países pongan los medios necesarios para garantizar la seguridad a bordo. La organización humanitaria contempla dar su brazo a torcer debido a un supuesto acuerdo --que califica de "incomprensible"-- entre los dos Estados para atracar en Mallorca. No obstante, Moncloa niega que exista tal pacto y apremia a la nave a dar “una contestación clara y directa” sobre sus intenciones.

Este lunes se cumplen 18 días desde que el Open Arms espera autorización para atracar en un puerto seguro tras el cerrojo de Italia, personificado en su ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini. El barco se encuentra a escasos 800 metros de la costa de Lampedusa, que considera la mejor opción para desembarcar debido a la situación “insostenible” que se vive a bordo, con casos de ansiedad y peleas por el estrés que pesa sobre los 107 inmigrantes a bordo. El capitán volvió a lanzar en la tarde de ayer una solicitud urgente para entrar en Lampedusa, aunque no recibió respuesta.

Tres días de navegación

No fue hasta este domingo cuando el Gobierno rompió su mutismo con respecto al Open Arms y ofreció el puerto de Algeciras, cosa que la ONG rechazó al instante por ser el punto más lejano del Mediterráneo. Horas después, Sánchez volvió a mover ficha y ofreció los enclave más cercanos, Mahón --a 507 millas de Lampedusa-- o Palma --a 950 millas--. No obstante, la tripulación considera que se trata de una travesía “inviable” ante el “agotamiento” de las 107 personas que se hacinan en el buque. 

Este lunes, en un nuevo giro de guión, el Open Arms ha remitido un comunicado en el que se abre a trasponer hasta Palma si se garantiza la seguridad a bordo. Eso sí, critica que sea una “pequeña oenegé”, la que “afronte mil millas más y tres días de navegación, en condiciones climáticas adversas, con 107 personas agotadas a bordo y 19 voluntarios y voluntarias”.

"Si efectivamente se ha llegado a un acuerdo, es indispensable que Italia y España asuman la responsabilidad de garantizar, poniendo los medios necesarios, el que estas personas desembarquen en un puerto seguro", sigue el comunicado.

Moncloa niega acuerdos

Pocos minutos después, Moncloa ha salido al paso para negar "la existencia de ningún supuesto acuerdo con Italia, al que alude de manera confusa la propia ONG”. “Lo único cierto es que el Gobierno ha ofrecido al Open Arms poder dirigirse al puerto español que esté más próximo en su ruta y que el ejecutivo italiano está incumpliendo la ley al impedir el desembarco".

Un hombre reza en la cubierta del Open Arms, frente a la costa de Lampedusa / EFE
Un hombre reza en la cubierta del Open Arms, frente a la costa de Lampedusa / EFE

Así las cosas, el Gobierno español reclama al Open Arms una “contestación clara y directa” sobre sus necesidades para emprender la ruta hasta Baleares. Además, en declaraciones a la Cadena Ser, la vicepresidenta, Carmen Calvo, ha asegurado que el barco pudo llegar a Malta “pero se negó”. El único ofrecimiento que consta por parte de este cuarto país fue para las últimas 39 personas rescatadas en el Mediterráneo, por lo que el capitán se negó por temor a un motín a bordo. El director de Open Arms Italia, Ricardo Gatti, ha acusado a Calvo, en declaraciones a Europa Press, de "tergiversar la realidad".

Por su parte, la vicepresidenta ha cargado contra Roma por “saltarse las leyes” y mantener los puertos cerrados “contraviniendo todas las normas”. El Ministerio de Exteriores incluso contempla reclamar acciones a la Unión Europea por la actitud del gobierno de Italia. Mientras, Salvini acogía el anuncio de España de abrir sus puertos como un triunfo: "España abre sus puertos a los inmigrantes de la ONG Open Arms. ¡Bien! El que la sigue la consigue"