Menú Buscar
El portavoz del Gobierno y ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, durante la rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa / EFE

El Gobierno niega que vaya a suspender la autonomía de Cataluña

El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, afirma que la aplicación del artículo 155 tiene el único objetivo de restablecer la legalidad

4 min

El Gobierno apacigua los ánimos y matiza que la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña en ningún caso supondrá la suspensión de la autonomía. El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, ha explicado que el objetivo principal de esta medida es restaurar la legalidad.

Méndez de Vigo ha recordado este viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, que la aplicación del 155 “está prevista” en la Constitución, que es “un elemento más”. Y ha recordado que está inspirada en el artículo 37 de la Constitución alemana y existe en otros estados federales.

Cuatro objetivos

El también ministro de Educación, Cultura y Deporte ha repasado los cuatro objetivos que se persiguen con la aplicación del temido 155 por primera vez en la historia. Son cuatro: “restaurar la legalidad constitucional y estatutaria en el autogobierno” de Cataluña, “asegurar la neutralidad institucional”, “garantizar el mantenimiento de los servicios públicos esenciales y la recuperación económica”, y “preservar los derechos de los catalanes, entre ellos, la libertad, la seguridad y la pluralidad”.

“No suponen suspender la autonomía de Cataluña”, ha asegurado el ministro, quien no ha detallado las medidas concretas previstas en el desarrollo del 155. Eso, ha dicho, corresponderá al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En esta línea, el Consejo de Ministros se reunirá este sábado en sesión extraordinaria “para aprobar las medidas”, que se elevarán al Senado, “para proteger los derechos de todos los ciudadanos y restablecer el orden constitucional” en la comunidad.

Las ambigüedades de Puigdemont

En su comparecencia, el titular de la cartera de Educación ha repasado los últimos tira y afloja entre la Moncloa y la Generalitat, que han derivado en la activación del citado artículo de la Constitución. Los más recientes son los dos requerimientos del Gobierno al presidente catalán, Carles Puigdemont, para que aclarase “con un sí o un no” si había declarado la independencia de Cataluña. “El Gobierno entiende que no ha habido una respuesta clara y precisa a la pregunta, que era el paso previo para impulsar el 155”.

“El único responsable es Puigdemont, y los miembros de su Gobierno, que han pretendido la ruptura unilateral de España”, ha afirmado Méndez de Vigo, tras recordar el Pleno del Parlament en donde se aprobaron las leyes de ruptura (referéndum y transitoriedad). “Llama la atención el contraste de esa actividad frenética [días 6 y 7 de septiembre] con que hoy el Parlament esté cerrado y la oposición no pueda pedir la convocatoria de Plenos”, ha dicho.

Perjuicio económico y social

En esta línea, ha denunciado que los secesionistas han dividido y fracturado a los catalanes, además de “perjudicarles económica y socialmente”: “Se está viendo en la huida masiva de empresas, o la caída de reservas hoteleras, o de la actividad turística, o de las ventas en espacios comerciales, o ventas de entradas para espacios culturales, en la o caída de las expectativas de inversión”.

“Este Gobierno ha tenido tres ejes de actuación: oferta de diálogo permanente dentro de la ley; esforzado por mantener el consenso con los grandes grupos políticos para defender la unidad territorial; el mantenimiento del apoyo de la UE”, ha concluido.