Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministro de este viernes / EP

El Gobierno evita responder a la petición de la Generalitat para cesar al general Garrido

La vicepresidenta, Carmen Calvo, 'olvida' contestar a Budó, mientras el ministro Fernando Grande-Marlaska tampoco ahonda en la polémica desatada por las palabras del responsable del instituto armado

Gerard Mateo / Laura Fàbregas
5 min

Era la última pregunta de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, pero la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, se ha olvidado de contestarla. “¿Responderá a la carta que le envió la consellera Budó en la que pedía al Gobierno español el cese del responsable de la Guardia Civil en Cataluña [Pedro Garrido] tras las palabras de esta semana?”. Silencio. Y hasta la semana que viene.

La pregunta era la tercera de una batería de cuestiones planteadas por un periodista, pero la vicepresidenta ha decidido alargar la respuesta de la segunda –dos minutos y medio– y ponerse de perfil con la tercera. Lo que sí ha afirmado Calvo es que ni el Parlament, ni la Mesa de la Cámara catalana, ni el Govern tienen entre sus “posibilidades” echar a la Guardia Civil de la región, algo que votaron los representantes políticos de los catalanes el pasado 25 de septiembre. Pero eso era otro asunto.

Carmen Calvo, Fernando Grande-Marlaska y el general Garrido, imágenes de archivo

Ni Calvo ni Marlaska entran al trapo

De hecho, Calvo ha explicado que el Consejo de Ministros ha decidido llevar al Tribunal Constitucional las resoluciones del Parlament relativas al derecho a la autodeterminación (“que no existe en nuestro sistema”) y a la desobediencia institucional. Queda al margen la votación para que la Guardia Civil salga de Cataluña, porque ello “es una posición política inasumible”, un “deseo político aberrante” sin “fundamento jurídico”. “No está en sus posibilidades ni pedir ni hacer nada contra la presencia de un cuerpo de seguridad del Estado en todo el territorio nacional”, ha matizado.

Grande Marlaska
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska junto a dos Guardias Civiles durante los actos de celebración de la festividad de la Virgen del Pilar / EFE

En este sentido también se ha pronunciado el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, durante el acto de conmemoración de la patrona de la Guardia Civil en Madrid, aunque, como Calvo, no ha querido ahondar en la polémica que se desató en Cataluña cuando el general Garrido hizo referencia a la intervención policial durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y a la operación contra los CDR acusados de terrorismo.

Marlaska: “La Guardia Civil, en toda España”

Marlaska ha garantizado la presencia del cuerpo policial en todo el territorio: “Desde Cataluña a Campo de Gibraltar, desde Navarra hasta Madrid”. De esta forma, ha cerrado filas con el instituto armado en un momento que el nacionalismo catalán impugna su presencia en la región: “Seguirá estando en toda España con presencia continuada y con actuaciones ejemplares y ejerciendo sus competencias”.

En este sentido, se ha centrado en lo que une a todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado cuando ha hecho referencia a la “impecable” coordinación y colaboración entre los Mossos, la Policía Nacional y Guardia Civil. La confianza entre los cuerpos policiales, la Conselleria de Interior y el ministerio es “inmejorable”.

“Trabajar por la patria”

El ministro en funciones también ha querido hacer mención a los objetivos del cuerpo a medio plazo, como el que “más niñas” quieran incorporarse “a una institución de prestigio como es la Guardia Civil”.

“Trabajar por la patria es trabajar para todos los derechos de los ciudadanos, a la movilidad, a un desarrollo sostenible. Trabajar para una sociedad más libre, mas plural, más diversa y más inclusiva”, ha concluido en un discurso que exaltaba el valor civil del cuerpo armado.