Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera (2i) / VR - CG

El Gobierno condiciona el ‘hub’ gasístico de Barcelona a la financiación europea

La vicepresidenta Ribera se muestra dispuesta a apoyar la conexión Midcat hasta Francia o el gasoducto mediterráneo hasta Italia, pero fija como requisito el consenso entre países de la UE

6 min

El Gobierno ha abierto la puerta a enviar gas desde Barcelona a Francia a través de la infraestructura Midcat o hasta Italia a través de un gasoducto submarino. Sin embargo, ha condicionado la construcción de estos proyectos a que exista consenso para financiarlos desde la Unión Europea. 

La vicepresidenta Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, se ha mostrado hoy abierta a respaldar estas iniciativas, pero ha fijado condiciones. Lo ha hecho desde la capital catalana, en la clausura del congreso Barcelona React, donde ha advertido que se trata de operaciones que solo permitirían sustituir el gas ruso a largo plazo: “No es una solución para la crisis actual”, ha enfatizado.

Envío de energía solar

Para Ribera, estas grandes infraestructuras catalanas que se han puesto sobre la mesa como consecuencia de la guerra de Ucrania pueden formar parte de la mayor “coordinación” con la que ha reaccionado la Europa política a nivel energético. Pero ha destacado que también podría serlo el envío de electricidad producido por paneles solares en España.

Jaume Collboni, primer teniente de alcalde de Barcelona, que también ha participado en el coloquio, ha defendido las energías renovables para “no depeneer de régimenes de escasa calidad democrática”, una referencia al gas ruso y argeliano o al petróleo saudí, aunque no ha señalado directamente a ningún país. Por ello, ha sacado pecho de las iniciativas municipales para desplegar cargadores de coches eléctricos o la instalación de placas fotovoltaicas en las azoteas de la ciudad.

La clausura oficial del Barcelona React, en la que ha participado la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera / VR - CG
La clausura oficial del Barcelona React, en la que ha participado la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera / VR - CG

Nuevo modelo energético

Pepa Bueno, directora de El País y moderadora de este debate final, ha llamado a “evitar que los objetivos climáticos sean una víctima más de la guerra de Putin”. El diálogo “de alto nivel” ha clausurado de forma oficial un Barcelona React al que han asistido representantes como el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, el concejal de Sant Martí, David Escudé, el secretario general de Pimec, Josep Ginesta o directivos de empresas como Endesa.

Por su parte, Francesco La Camera, director general de Irena, ha destacado que “el mercado nos está empujando hacia un nuevo sistema energético” fundamentado principalmente en las renovables. “Pero tenemos que actuar ahora”, ha apremiado.

Estado de prealerta

La Camera ha señalado que la guerra de Ucrania añade "urgencia" a la crisis energética que ya existía en el continente. Como soluciones, ha propuesto "liberalizar el sistema" eléctrico "para tener más actores" en el mercado de modo que un solo actor no tenga tanto poder para amenazar con el suministro de combustible.

Ribera ha coincidido en que desde el Kremlin "han jugado" con esta cuestión en los últimos meses y ha recordado que "hay países que tienen una elevadísima dependencia energética de Rusia que han tenido que declarar una prealerta". Es el caso de Alemania. Para estos estados europeos, ha justificado el uso "provisional" de "flexibilidades", en referencia a energías contaminantes o la nuclear. Sin embargo, se ha mostrado convencida de que a través de una respuesta "unánime" europea será posible "acelerar la transición energética" en el contexto marcado por la guerra.

Sostenibilidad y recuperación

La Ciudad Condal ha acogido esta semana la segunda edición del Barcelona React, una serie de conferencias sobre la reactivación económica que reúne a representantes públicos y expertos para analizar y debatir iniciativas de innovación, sostenibilidad, igualdad de género o políticas locales. En las jornadas, se han abordado temas como la promoción económica municipal, la revitalización del centro de la ciudad o el impulso de sectores estratégicos.

El evento se ha centrado especialmente en el futuro postpandémico de la ciudad en el marco de los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030. Otro de los focos ha sido la economía iberoamericana y la posición de referencia que ocupa Barcelona, que ha recibido una delegación destacada de representantes latinoamericanos invitados a las ponencias.