Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras dar cuenta de las negociaciones sobre el teletrabajo / EP

El Gobierno asume que trabajar sólo los viernes desde casa no será teletrabajo

El Ejecutivo eleva el porcentaje del 20% al 30% para que el empleo a distancia pueda regularizarse y los sindicatos aceptan

4 min

Una petición razonable. Así lo ha entendido el Gobierno, que seguirá negociando con empresarios y sindicatos para firmar un acuerdo sobre el teletrabajo. Pero el avance existe, tras la reunión de este martes entre los agentes económicos y sociales. El Ejecutivo asume la petición de los empresarios para que trabajar los viernes desde casa no sea teletrabajo. ¿Cómo se consigue? El Gobierno ha abierto la posibilidad de elevar el porcentaje de jornada a distancia, del 20% al 30%, para considerar que existe una prestación de teletrabajo regular, y que obligue con ello a firmar un acuerdo específico a las empresas con los trabajadores.

En la práctica, teniendo en cuenta los cinco días laborables a la semana, ello significa que será necesario un tiempo añadido a los viernes para entender que existe el teletrabajo. Y eso porque muchas empresas ya funcionaban de esa forma, con experiencia en ese campo: los viernes, o no se trabajaba, y se acumulaban las horas en el resto de días, o se podía trabajar desde casa.

Cerca del acuerdo

Se trata de una de las modificaciones del borrador que había presentado el Gobierno a los agentes sociales y económicos antes de las vacaciones estivales. Con la reunión de este martes se han retomado las negociaciones, y el Ejecutivo ve posible firmar la regulación del teletrabajo en las próximas semanas.

La idea, por tanto, como han defendido la CEOE y Cepyme es que sean necesarios dos días trabajando a distancia para que se considere teletrabajo, y no únicamente los viernes. Los sindicatos han aceptado la propuesta, y el Ministerio de Trabajo remitirá a los agentes sociales en los próximos días el texto del anteproyecto de Ley, que recogerá, entre otros, esos cambios. “Todavía hay elementos que nos separan, pero el acuerdo está cerca”, ha asegurado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Personal de la Administración

Los sindicatos han aceptado esa petición de los empresarios, pero mantienen abierta la negociación sobre los funcionarios. CCOO y UGT no entienden que el personal de la función pública se regule con normas específicas, como quiere el Ejecutivo. Según el secretario general de la UGT, José María Álvarez, el acuerdo sobre el teletrabajo será posible “este mismo mes de septiembre”, pero ha insistido en que la norma “incluya” al personal laboral de la Administración. En el caso de CCOO, se incide en la confianza en el Gobierno para que el nuevo texto que remita sea ya el definitivo.

Los sindicatos han conseguido, tras la cesión a la petición empresarial sobre el teletrabajo, que el Gobierno vaya en su favor respecto al periodo transitorio de vigencia de los convenios colectivos. Hasta ahora, se establecía que los convenios colectivos que hicieran referencia al trabajo a distancia se podrían mantener hasta tres años sin necesidad de que se afrontaran modificaciones para adaptarse a la nueva ley. A partir de ahora, cuando se apruebe el nuevo texto, ese periodo se quedará en un único año. Por tanto, las empresas quedarían integradas más pronto en la nueva normativa.

Destacadas en Política