Menú Buscar
El ministro José Luis Ábalos, trata de justificar las medidas de endurecimiento del confinamiento / EP

El Gobierno advierte de que intervendrá en la economía sin contemplación

El ministro Ábalos señala que ahora “no hay lugar para las ortodoxias ideológicas”, con la idea tomar decisiones en el campo económico y autonómico

3 min

Sin contemplaciones, o sin complejos. El Gobierno ha advertido de que intervendrá en la economía lo que sea preciso porque ya “no hay lugar para las ortodoxias ideológicas”. El comentario es del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, mano derecha del presidente Pedro Sánchez y secretario de organización del PSOE. Ello obedece a la tensión y a las diferencias que se han producido en las últimas semanas en el seno del Ejecutivo español, con una mayor presión de Unidas Podemos para rehacer el tejido económico con una mayor influencia y presencia del sector público, una disyuntiva que se ha planteado entre dos figuras del Ejecutivo, Pablo Iglesias y Nadia Calviño, la titular de Economía.

La reflexión de Ábalos no se traduce, todavía, en alguna medida concreta, pero sí anuncia que se pueda intervenir más en las próximas semanas. “No hay lugar para las ortodoxias ideológicas, esta crisis precisará que los gobiernos asuman un papel más activo en la economía”, ha señalado Ábalos, que lo ha querido precisar, basándose en tribunas mediáticas de la ortodoxia financiera, como The Financial Times, que ha pedido un mayor papel de los gobiernos.

"Ni caprichosas ni arbitrarias"

“Y esto es no sólo una apreciación personal o del Gobierno, es un diagnóstico extendido incluso desde las tribunas ideológicas del liberalismo”, ha añadido Ábalos, que ha insistido en que las medidas que toma el Gobierno “no son caprichosas o arbitrarias”. Entre ellas figura disponer de las instalaciones que cedan las autonomías, públicas o privadas, para confinar a los casos positivos que no tengan síntomas del virus para que no puedan contagiar a otras personas.

El decreto de alarma permite al Gobierno esas acciones, que se alargará durante dos semanas más, hasta el 26 de abril, sin descartar más prórrogas, en función de los resultados que se vayan consiguiendo para frenar la pandemia.

El objetivo del Gobierno ahora es llegar al máximo consenso político, con la reedición de una especie de nuevos Pactos de la Moncloa. Ábalos ha incidido en que esta crisis tendrá “costes” que se intentarán “minimizar” todo lo que se pueda. Y se ha referido a esos acuerdos políticos, a pesar de que algunas fuerzas políticas ya se han descartado, como Vox. Según Ábalos, “entonces, como ahora, también necesitamos concertación para relanzar la economía y al margen de aquellos que no quieren la democracia en este país”, en una alusión a Vox.