Menú Buscar
La gerente del Hospital de La Ribera, Isabel González, y la ministra de Sanidad, Carmen Montón / EFE

La gerente del Hospital de La Ribera admite que la gestión pública ha empeorado su funcionamiento

El centro valenciano fue un modelo de colaboración público-privada a nivel nacional hasta que la actual ministra Carmen Montón decidió no renovar la concesión y encargar su gestión a la Generalitat

4 min

La asunción de la gestión del Hospital de la Ribera de Alzira (Valencia) por parte de la Generalitat Valenciana ha supuesto un claro empeoramiento de las listas de espera y una caída de la actividad. Así lo reconoce la nueva resposable del departamento de salud del centro, Isabel González, en una reciente reunión con la dirección y los cargos intermedios del hospital.

González fue designada para su actual responsabilidad por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, cuando era consejera de Sanidad de la Generalitat, una etapa en la que destacó su cruzada contra la colaboración público-privada en el ámbito de la salud.

Menos actividad pero más listas de espera

En la reunión que ha revelado El Mundo, y que tuvo lugar el pasado 28 de junio, González admite que "tenemos pacientes muy viejos en lista de espera". "​Ahora mismo tenemos un 35,60% de pacientes que esperan más de 30 días y el año pasado eran un 25%", explicó.

De hecho, las listas de espera han crecido pese a que la demanda de asistencia ha disminuido: "A pesar de que el número de pacientes no aumenta, sino que disminuye, sí que aumenta la lista de espera". En concreto, la actividad del hospital cayó un 10% durante el primer trimestre de 2018 respecto al mismo periodo del año anterior --cuando el centro lo gestionaba la concesionaria Ribera Salud--, y algo similar ocurrió durante el segundo trimestre, cuando se atendieron a 29.911 pacientes frente a los 31.549 de un año antes.

"Estamos peor"

González reconoció que "en el segundo trimestre de 2018 teníamos una demora media de 41 días y si la comparamos con año pasado el mismo trimestre estamos peor".

Sin embargo, quiso lanzar un mensaje de optimismo: "Si lo comparamos con el primer trimestre de este año que gestionaba Ribera Salud, estamos un poquito peor pero no tanto".

"Algo pasa ahí"

La situación es todavía más inexplicable si se tiene en cuenta que, desde que el hospital pasó a ser gestionado por la sanidad pública, este ha contratado a casi 500 personas más.

Así lo señaló el subdirector médico, Miguel Barbero: "Desde que estamos este nuevo equipo, hemos hecho 480 nuevas contrataciones desde el 1 de abril. Si la consultas no van muy bien y hay menos pacientes, la actividad quirúrgica se mantiene más o menos, pero tenemos más lista de espera... algo pasa ahí".

Cuando la gestión público-privada era un modelo

Cabe recordar que, cuando ostentaba el cargo de directora general de Alta Inspección Sanitaria, González señaló públicamente como modelo de buen funcionamiento y gestión óptima al Hospital de la Ribera, que entonces funcionaba en régimen de concesión administrativa.

"Se trabaja mucho y bien", indicó entonces del centro, y destacó que en el Hospital de la Ribera se operaba por las tardes y los sábados más allá de las urgencias, y que el resto de hospitales deberían hacer lo mismo.