Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, responsable de las restricciones anti-Covid / EP

La Generalitat se reserva la imposición del toque de queda sin esperar al Gobierno

Alba Vergés afirma que seguirán la "vía valenciana", aunque descarta por el momento el endurecimiento de las restricciones

4 min

El Govern sigue deshojando la margarita con la aplicación del toque de queda. En una entrevista en TV3, la consejera de Salud, Alba Vergés, ha aplazado por el momento un nuevo endurecimiento de las restricciones. Aunque ha asegurado que, en caso de ser necesario, será la Generalitat quien aplique la limitación de movimientos sin esperar ninguna orden del Gobierno.

La consellera ha manifestado que en la reunión interterritorial del pasado jueves, el Ejecutivo central "no aclaró la forma jurídica" para imponer el toque de queda. Durante el transcurso del encuentro, Cataluña fue una de las autonomías que se opusieron a la aprobación de la medida al reclamar un trato diferenciado. La intención de la Generalitat es que la Moncloa prepare un paraguas jurídico para que posteriormente sea el gobierno autonómico, si así lo considera necesario, quien termine ejecutando su propio toque de queda al margen del resto de territorios.

Contra un nuevo estado de alarma

Vergés ha afirmado que el Govern se reserva esta posibilidad, siguiendo el ejemplo de la Comunidad Valenciana. La comunidad presidida por Ximo Puig se ha adelantado a las indicaciones del Ministerio de Sanidad decretando un encierro parcial desde la medianoche hasta las cinco de la madrugada.

La "vía valenciana" es la opción que ahora mismo maneja la Generalitat: "No descartamos absolutamente nada. Haremos aquello que sea necesario en cada momento según lo que nos digan las autoridades de sanidad pública y los expertos", ha dicho. De fondo se encuentra la negativa del independentismo a avalar un nuevo estado de alarma, cuestión que ha esquivado la consejera en la entrevista.

Preguntas sin respuesta

Vergés no ha disipado las dudas sobre los efectos del toque de queda en la curva de contagios. Es más, ha reconocido que "la mayor interacción social no se da por la noche". "Es evidente que se da durante el día. Hay personas que a partir de las diez de la noche ya están en casa, hay personas a quienes le pueden afectar más porque su socialización es a partir de esa hora... la gente tiene vidas muy diversas", ha reconocido.

La dirigente tampoco ha excluido un aislamiento perimetral como el que se aplicó en la comarca del Segrià para contener la pandemia. Pero, una vez más, no ha puesto fecha a esta medida: "En estos momentos no lo valoramos porque tenemos una transmisión comunitaria generalizada".

Llamamiento a la responsabilidad

Con un riesgo de rebrote en 635,71 puntos y 282 ingresados en ucis, Vergés ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía. "Nos jugamos mucho. No queremos volver a ver imágenes como las del Montseny", ha dicho la consejera en referencia a las aglomeraciones en el parque natural del pasado fin de semana. "Hemos de ayudar a la atención primaria desde la sociedad. Cada positivo reduce la capacidad de respuesta del sistema", ha reclamado.

Vergés no ha aclarado cuál será el siguiente movimiento del Govern si la transmisión comunitaria sigue desbocada. De hecho, la consellera ni siquiera ha entrado a valorar los efectos del cerrojazo de la restauración. "Cuando tomamos una medidas sabemos que en pocos días no se nota y nos marcamos analizarlo a partir de la semana que viene", ha expresado.

Destacadas en Política