Menú Buscar
La alcaldesa de Barcelona de Barcelona, Ada Colau (i), junto a los teniente de alcalde Jaume Collboni (c) y Albert Batlle (d), al inicio de la reunión de la comisión mixta Generalitat-Ayuntamiento de Barcelona / EFE

La Generalitat reduce su deuda con el Ayuntamiento de Barcelona a 25 millones

El Govern habilitará al equipo de gobierno municipal para crear un recargo del impuesto turístico de hasta cuatro euros por persona y noche

3 min

La Generalitat de Cataluña ha reducido su deuda con el Ayuntamiento de Barcelona un 75% en cuatro años, según ha anunciado el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, tras dos horas de reunión con la alcaldesa, Ada Colau, y la consellera de Presidencia, Meritxell Budó.

En concreto, la deuda ha pasado de los más de 100 millones del 2015 a los 25,27 millones actuales –incluida la deuda no vencida–, según ha constatado la comisión mixta entre Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona celebrada este lunes. El encuentro también ha servido para tratar cuestiones relacionadas con financiación, educación, salud, políticas sociales, infraestructuras, vivienda, equilibrio territorial y empleo.

Recargo del impuesto turístico

Otro de los asuntos que han tratado es el turismo. En este punto, la Generalitat habilitará al Ayuntamiento de Barcelona para que pueda crear un recargo del impuesto turístico, de como máximo cuatro euros por persona y pernoctación. Ello se podrá promover si se aprueba la ley de acompañamiento de los presupuestos, y ha garantizado Collboni que este recargo permitiría a la ciudad disponer de los recursos necesarios para gobernar el turismo y cambiar su modelo para avanzar hacia uno más sostenible.

"La capacidad de recaudación del impuesto nos dará un margen económico muy relevante y nos dará los recursos suficientes para gobernar el modelo turístico", ha defendido Collboni tras el encuentro. Este recargo se detallará en el pleno municipal.

Cesión del Port Olímpic

Por otra parte, Collboni ha anunciado la delegación de competencias del Port Olímpic a Barcelona por un período de 30 años. Ha valorado la cesión como una cuestión de "máxima importancia si se tiene en cuenta que la transformación del Port Olímpic será una de las grandes transformaciones urbanas que tendrá la ciudad de Barcelona durante este mandato".

Ha asegurado que, en los últimos años, se ha producido un nivel de degradación en ciertos ámbitos del puerto que no son admisibles, según él, por lo que ve imprescindible la delegación de competencias: "La voluntad del Gobierno de la ciudad ha sido siempre recuperar el Port Olímpic para la ciudad de Barcelona".