Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ester Capella y Pere Aragonès visitan el monumento franquista de Tortosa / EP

La Generalitat inicia el proceso para retirar el monumento franquista de Tortosa

Pere Aragonès y Ester Capella cargan contra el Gobierno, pero pasan de puntillas sobre el apoyo local al obelisco

3 min

La Generalitat ha iniciado el proceso para retirar el monumento franquista de Tortosa (Tarragona). El Govern ha licitado el estudio geotécnico que debe validar las obras de retirada en el río Ebre previstas en junio de 2021.

La consejera de Justicia Ester Capella ha explicado este viernes que una grúa de gran tonelaje extraerá la estructura del lecho fluvial cuando el caudal sea menor. Además, ha añadido que cuentan con un estudio que avala la viabilidad de la operación, para el que ya han solicitado licencias tanto al ayuntamiento como a la Confederación Hidrográfica del Ebre.

Reproches al Gobierno

La consellera ha reprochado que el Gobierno no haya retirado el obelisco desde la aprobación de la ley de memoria histórica y ha criticado que su permanencia "demuestra la debilidad de la democracia española y la profundidad de la huella del franquismo". Pero la titular de Justicia ha pasado por alto que el municipio votó hace cuatro años mantener la estatua en una consulta local.

Pese a ello, Capella ha redoblado sus críticas: "El monumento no lo quiere nadie porque nadie quería asumir la responsabilidad de retirarlo". En la misma línea, el presidente en funciones Pere Aragonès ha reclamado que no haya impedimentos del Estado: "Estamos dispuestos a borrar todo lo que enaltezca una dictadura que queremos bien lejos".

Tortosa pide reconstruir un puente

Por su parte, la alcaldesa de Tortosa Meritxell Roigé ha afirmado que si el consistorio no había retirado la escultura hasta ahora era por falta de competencias. Asimismo, ha pedido que la decisión no comporte enfrentamientos: "Para mucha gente, este monumento, más allá de su origen, ha formado parte de la ciudad. Nos guste o no, diferentes generaciones han crecido en Tortosa sin verlo como un símbolo del franquismo sino que lo han tratado como parte del paisaje".

Roigé también ha pedido al Govern que, una vez retirado el monumento, se utilice la pilastra para construir un pasadero que conecte ambos lados de la ciudad. Así se recuperaría "el paso histórico del puente destruido durante los enfrentamientos en Tortosa".