Menú Buscar
Quim Torra, junto a la consejera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, la consejera de Empresa y Conocimiento, Maria Ángeles Chacón, y la consejera de Presidencia y portavoz, Meritxell Budo / EFE

La Generalitat, como Torra: Pide una Barcelona soberanista para "ejercer de capital del país"

El Govern se entromete en el debate sobre quién debe ser alcalde apuntando su preferencia por un candidato "soberanista"

28.05.2019 16:11 h.
2 min

La Generalitat de Cataluña ha terciado de lleno en el debate sobre quién debe estar al frente del Ayuntamiento de Barcelona abundando en la polémica crítica que su presidente, Quim Torra, formuló la semana pasada contra esta ciudad. El líder postconvergente acusó en dos ocasiones a la capital catalana de haber "abdicado" de esta función por no doblegarse a sus postulados independentistas, y la contrapuso a Girona, donde gobierna su partido y que, a su entender, sí "se ha mantenido al lado al lado del país y de las instituciones catalanas" durante el procés.

Las declaraciones de Torra generaron un enorme revuelo entre la oposición y la ciudadanía no secesionista, al considerarlas un "menosprecio", tal y como manifestó, por ejemplo, el alcaldable Manuel Valls. Sin embargo, ello no parece haber hecho mella en la Generalitat, pues este mismo martes ha insistido en la idea, avalando de este modo la salida de tono del president

"Alcalde soberanista"

La portavoz del gobierno catalán, Meritxell Budó (JxCat), ha reconocido que la "el Govern prefiere que Barcelona pueda ejercer de capital de país, y esto pasa por que esté gobernado por un alcalde o alcaldesa soberanista", sin especificar quién.

En opinión de la dirigente postconvergente, "el independentismo ha ganado en Barcelona", a pesar de que el número de concejales secesionistas en el consistorio han descendido de 18 a sólo 15 sobre un total de 41.

Budó, eso sí, se ha cuidado mucho de valorar el batacazo de su formación (JxCat) en Barcelona, donde su candidata Elsa Artadi sólo ha obtenido solo cinco concejales, ni tampoco los resultados de su rival ERC, ganadora en la capital catalana con diez representantes, los mismos que Barcelona En Comú, que quedó en segundo lugar por apenas 5.000 votos de diferencia.