Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La 'consellera' de Salud, Alba Vergés, en su comparecencia para informar de las nuevas restricciones por el coronavirus / EUROPA PRESS

La Generalitat 'cierra' el Ripollès y la Cerdanya por el descontrol del coronavirus

El Govern confina perimetralmente estas dos comarcas con segundas residencias y pistas de esquí debido a su elevada tasa de contagios

8 min

La Generalitat amplía las restricciones en Cataluña para frenar los contagios causados por el coronavirus. Un par de días antes de iniciarse las fiestas navideñas, el Govern ha anunciado su decisión de cerrar perimetralmente las comarcas del Ripollès y la Cerdanya --dos destinos que se caracterizan por albergar segundas residencias y pistas de esquí-- las dos próximas semanas debido a la alta incidencia de la pandemia en ellas en los últimos días.

Según ha explicado la consellera de Salud, Alba Vergés, en estas dos regiones catalanas el Covid está teniendo un fuerte impacto: en el hospital de Puigcerdà, por ejemplo, hay ya 10 sanitarios confinados y se ha tenido que aumentar el número de camas por el incremento de casos; y en el de Campdevànol, en el Ripollès, se ha producido un brote: 21 profesionales que han dado positivo.

Reuniones de seis y cierre de la restauración

Las reuniones en ambas comarcas estos días se restringen a un máximo de seis personas, y de dos burbujas de convivencia distintas como mucho. La restauración se cerrará por completo, así como el deporte en recintos cerrados y parte de las actividades culturales. Sólo se podrá acceder a ambas regiones por trabajo o razones de fuerza mayor.

El anuncio ha causado sorpresa, habida cuenta de que tras su reunión de la semana pasada --y también durante el puente del 8 de diciembre-- la Generalitat continuó permitiendo el desplazamiento a segundas residencias y hoteles tras haber limitado en toda Cataluña actividades como, por ejemplo, la restauración debido al aumento de los contagios.

"No se podía prever"

Al ser preguntada al respecto, Vergés ha eludido responder, algo que sí ha hecho el conseller de Interior, Miquel Sàmper, presente en una comparecencia conjunta. Su justificación ha sido que "allí se tenía que hacer exactamente lo mismo que si nos quedáramos en casa, en relación al número de personas, al confinamiento y medidas de distancia [interpersonal], [lavado de] manos y [uso de] mascarilla".

Por su parte, el coordinador de la unidad de seguimiento del coronavirus en Cataluña, Jacobo Mendioroz, ha apuntado que "no se podía prever" una situación como esta, y que "se debe tener cuidado y respetar las medidas" de protección frente a la pandemia, afirmando que escapa a su alcance "si luego se cumplen o no".

Escalada de contagios

Según los datos compartidos por el departamento de Salud en el portal dadescovid.cat, la incidencia acumulada en la Cerdanya en los últimos 14 días es de 1.811 casos por cada 100.000 habitantes, mientras en el Ripollès es de 1.858 casos por cada 100.000 habitantes. "Un ritmo de crecimiento desproporcionado en relación a la densidad de población. Los indicadores asustan un poco", ha admitido Mendioroz.

En la Cerdanya en las últimas 24 horas se han registrado ocho nuevos hospitalizados por Covid-19 y una muerte, y la velocidad de reproducción del virus (Rt) es de 2,34. En el Ripollès se han contabilizado 16 ingresados y dos defunciones, con una Rt de 1,4.

Paso del tráfico

Sàmper ha detallado que el tráfico está permitido en ambas comarcas, de forma que es posible transitar por ellas siempre y cuando el punto de origen y de destino se encuentre fuera de las mismas.

También ha señalado que el toque de queda en ambas comarcas se mantiene como en el resto de Cataluña: hasta la 1:00 de la madrugada los días 24, 25 y 31 de diciembre y hasta las 23:00 horas el 5 de enero.

Excepciones

Sólo se podrá entrar o salir de las comarcas afectadas por razones sanitarias o sociales, obligaciones laborales, asistencia a centros docentes, cuidado de personas mayores, dependientes, discapacitados o vulnerables, recogida de menores en caso de padres separados o desplazamiento a entidades financieras en territorios limítrofes.

También se contemplan como excepciones aquellas acciones urgentes ante órganos judiciales o notariales, la renovación de permisos, documentación oficial o exámenes inaplazables, ejercer el derecho de manifestación o el retorno a la residencia habitual, por lo que podrán regresar a sus viviendas aquellas personas a quienes el confinamiento les haya sorprendido en la Cerdanya o el Ripollès.

Pistas de esquí abiertas y tensión hospitalaria

Sàmper, asimismo, ha indicado que el confinamiento perimetral no afecta al funcionamiento de las pistas de esquí porque se trata de actividades al aire libre, aunque sí están limitados los servicios que en ellas se ofrecen siguiendo los mismos criterios que la restauración.

En palabras de Vergés, las decretadas son medidas "contundentes" pero "absolutamente necesarias", dado que sin estas restricciones "es imposible reducir la transmisión del virus y no tensionar todavía más la situación en los hospitales".

"Aumento de la población"

Mendioroz también espera que con estas medidas se pueda "encauzar cuanto antes la situación", afirmando a su vez que la evolución epidemiológica de las últimas fechas hace pensar que ha habido un "aumento de población" en estas zonas, donde hay numerosas segundas residencias.

"Es más una percepción epidemiológica que un dato objetivo", ha aclarado más tarde, si bien ha insistido en que en zonas de baja densidad de población "normalmente las tasas de reproducción (del virus) no son tan altas".

El 28 de diciembre, próxima reunión

Vergès, por otra parte, no prevé aplicar nuevas restricciones en Cataluña antes del 28 de diciembre, día en el que el Govern se volverá a reunir de forma extraordinaria para analizar si han funcionado o no las restricciones que han entrado en vigor.

Asimismo, ha informado de que el Govern se reunirá con los respectivos consejos comarcales para estudiar qué medidas económicas se pueden tomar para "ayudar a los sectores afectados".

Destacadas en Política