Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Acto reinvidicativo del ocio nocturno en la Plaza Catalunya, en cuyo interior se dispusieron parcelas para que los grupos de personas asistentes mantuvieran las distancias de seguridad / EFE

La Generalitat analiza la 'discomóvil' de protesta del ocio nocturno en el centro de Barcelona

El Colegio de Médicos considera "más que lamentable" la protesta del sector contra el cierre de sus locales de este sábado en el centro de la ciudad

Ricard López
5 min

Convertir la plaza Catalunya en una discoteca al aire libre. El polémico acto del sector del ocio nocturno organizado este sábado por la noche en el centro de Barcelona para protestar contra el cierre de sus locales para evitar posibles contagios de coronavirus ha puesto en alerta a la Generalitat, cuyo servicio de Protección Civil (Procicat) lo está analizando. La movilización ha suscitado, además, las críticas de colectivos como el Colegio de Médicos, alarmados al ver imágenes de personas que no cumplían las medidas sanitarias.

"Hay muchos tipos de imágenes. Hemos visto imágenes de lo que pasaba dentro del control, y lo que pasaba fuera", ha explicado el subdirector del Procicat de la Generalitat, Sergio Delgado, en una entrevista a RAC1.

La acción se desarrolló al aire libre, con música y un enorme escenario instalado en uno de los extremos de la plaza. Según los organizadores, se controló el aforo y el cumplimiento de las medidas de seguridad frente al coronavirus. Aunque en el exterior de la zona controlada, también hubo gente bailando.

Permiso

A pesar de la gravedad de la pandemia, la Generalitat no ha impedido hasta ahora manifestaciones --buena parte de ellas, de colectivos independentistas--, y el dirigente del Procicat ha recordado que en ellas deben cumplirse determinadas medidas para evitar contagios. "Es un derecho fundamental que se tiene que garantizar", ha dicho Delgado, y que los ciudadanos pueden ejercer en concentraciones estáticas y respetando distancias.

"Por la información que tengo, había una petición condicionada al cumplimiento de estas medidas", ha apuntado, añadiendo que de momento no puede juzgar el grado de cumplimiento de las mismas por parte de la organización porque sólo le han llegado algunas imágenes del acto.

Personas bailando en la zona controlada del acto de protesta del sector del ocio nocturno en la plaza Catalunya de Barcelona / EFE
Personas bailando en la zona controlada del acto de protesta del sector del ocio nocturno en la plaza Catalunya de Barcelona / EFE

Los médicos, indignados

El dirigente del Procicat, no obstante, ha alertado que las UCIs continúan repletas de pacientes con Covid-19 en Cataluña, razón por la cual ha pedido a la ciudadanía que mantenga todas las prevenciones y medidas de protección necesarias.

El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB), Jaume Padrós, ha considerado "más que lamentable" lo ocurrido el sábado en plaza Cataluña, tras ver las imágenes en redes sociales de personas que no respetaban las restricciones sanitarias en la macrofiesta.

El dirigente del colectivo de médicos ha reclamado una respuesta ejemplarizante a las Consejerías de Interior y Salud y al Ayuntamiento de Barcelona: "Si los organizadores representan realmente el colectivo del ocio nocturno, es obvio que han perdido toda credibilidad", ha manifestado Padrós en su perfil de Twitter.

Tuit de Jaume Padrós sobre la protesta del ocio nocturno / EFE
Tuit de Jaume Padrós sobre la protesta del ocio nocturno / EFE

Discoteca al aire libre

La protesta del sector del ocio nocturno tuvo lugar después de que la Generalitat de Cataluña prohibiera en el DOGC --su boletín oficial-- la reapertura de sus locales, a pesar de que sí se la ha autorizado a la mayoría de establecimientos culturales --como los cines, teatros, e incluso salas de conciertos--, que han permanecido cerrados los últimos 30 días como medida de contención para frenar la propagación del coronavirus.

A pesar de que desde el Govern se anunció la misma noche del sábado que rectificarían su discriminación, discotecas y bares musicales conviertieron la céntrica plaza barcelonesa en una improvisada sala de fiestas al aire libre, con escenario y altavoces incluidos, sin que nadie se lo impidiera, y a la que acudieron numerosos ciudadanos para bailar y escuchar música.

Según los promotores de la protesta, sus locales son "seguros" y están en condiciones de garantizar las mismas medidas de seguridad que el resto de establecimientos culturales, además de los bares y restaurantes. A fin de demostrar simbólicamente su disposición a garantizar las medidas de seguridad, los organizadores del acto reivindicativo tomaron la temperatura a los asistentes y repartieron gel hidroalcóholico.