Menú Buscar
Gemma Montull, exdirectora financiera del Palau de la Música / CG

Gemma Montull: "Ferrovial utilizó el Palau para financiar a CDC"

La exdirectora financiera del Palau, hija del número 2 de Millet, asegura que se enteró de los pagos a CDC cuando estalló el escándalo, pero el fiscal no la cree

3 min

La exdirectora financiera del Palau de la Música Gemma Montull ha reconocido este miércoles que la institución financió a Convergència. No ha dado excesivos detalles, al menos como se esperaba por lo anunciado, pero sí que ha dicho que los flujos de dinero de Ferrovial a CDC a través del Palau fueron constantes.

La imputada ha sido duramente interpelada por el fiscal, Emilio Sánchez Ulled: "No me creo que usted no estuviera al corriente de los pagos a CDC". En este sentido, el delegado de la Fiscalía Anticorrupción ha mostrado dos libretas y un pendrive de la imputada en los que se recoge el listado de pagos al partido político.

La culpa, de Millet y de su padre

"En esto de Ferrovial, yo seguí órdenes. Como verán, las órdenes de pago y las anotaciones son de mi padre pero yo las guardaba por si me preguntaba al respecto el señor Millet", ha explicado.

La hija de Jordi Montull ha repetido en varias ocasiones que ha venido ante el tribunal "a colaborar" pero lo cierto es que no ha facilitado ni nombres ni fechas de pagos concretos a CDC, salvo el nombre de Daniel Osàcar, extesorero de CDC e imputado en la causa. Osàcar era el intermediario entre CDC, la fundación Trias Fargas (vinculada al partido) y Ferrovial.

El momento álgido de su declaración se ha producido cuando Gemma Montull ha reconocido que Osàcar le facilitó a Millet las facturas falsas para camuflar las salidas de dinero (en billetes de 500 euros) del Palau a CDC. En aquel momento, el Palau estaba en el punto de mira de dos inspecciones de la Agencia Tributaria.

Entre lágrimas

Gemma Montull se enteró del expolio del Palau cuando éste ya se había producido. Así lo ha confirmado, pero se ha quitado de encima la responsabilidad apuntando al expresidente Fèlix Millet, de quien ha dicho que "lo gestionaba todo", y a su padre, Jordi Montull.

La imputada ha reconocido que los bonus que se autoadjudicaron tanto Millet como Montull era ilegales. Además, ha roto a llorar en ese momento. "El señor Montull era mi jefe pero era además mi padre y me lo reconoció", ha dicho entre sollozos.

La única hija de Montull ha confirmado que se pagaron bodas, regalos y viajes de lujo con dinero del Palau y ha reconocido, cabizbaja, que no se lo recriminó ni a Millet ni a su padre.