Menú Buscar
Albiol: "El artículo 155 es un recurso democrático"

Albiol: "El artículo 155 es un recurso totalmente democrático que no debemos descartar"

El líder del PP catalán avisa de que Puigdemont y Junqueras buscan una tensión social que puede derivar en "hechos violentos" y "riesgos físicos"

9 min

Xavier García Albiol (Badalona, 1967) asegura que no habrá referéndum en Cataluña el 1-O y advierte de las consecuencias "violentas" que puede tener la tensión social propiciada por la coalición de Junts pel Sí y por la CUP. A diferencia del portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, el líder de los populares catalanes no descarta que se aplique en Cataluña el artículo 155 de la Constitución (suspensión de la autonomía) porque, afirma, es un "recurso totalmente democrático". No obstante, considera más efectiva la vía de la inhabilitación o exigir la responsabilidad patrimonial de los dirigentes independentistas.

-El Parlament ha decidido posponer la tramitación de la ley del referéndum ¿qué opina?

-Forma parte del desconcierto de los partidos independentistas que están viendo que pierden cada vez más apoyos en la calle. Existe el temor a una posible acción del Gobierno español para impedir este golpe de Estado. Es evidente que la situación vivida pone en evidencia que el Parlament se ha convertido en una Cámara de segunda categoría.

Junqueras y Puigdemont son conscientes de que no habrá referéndum, pero sí que están calentando el ambiente porque buscan el conflicto político y social en la calle

-¿Intentan ganar tiempo? Porque, tardo o temprano, se impugnará esa ley.

-Junqueras y Puigdemont son conscientes de que no habrá referéndum, pero sí que están calentando el ambiente porque buscan el conflicto político y social en la calle. Todos los episodios vividos en los últimos meses responden a dos razones: al desconcierto de los independentistas ante un escenario que preveían de mayor apoyo social que no se da, y a una clara voluntad de seguir creando un relato para mantener vivo un debate que, insisto, cada vez tiene menos apoyo en la ciudadanía. Al final se pone en evidencia que la independencia se ha convertido en un modus vivendi de algunos partidos y entidades catalanas.

García Albiol en su despacho en el Parlament

García Albiol en su despacho en el Parlament

-Si se suspende la ley del referéndum ¿puede haber altercados?

-Estoy convencido de que el Govern y la CUP buscan tensión social que, por parte de grupos minoritarios, puede acabar en hechos violentos. Me refiero a entornos de la CUP. Esa actitud de incendiar la calle tiene muchos riesgos, incluso físicos.

-¿Prevé una acampada en el Parlament?

-En el Parlamento de Cataluña, lamentablemente, puede suceder cualquier episodio esperpéntico. Que se produzca algún tipo de encierro o acampada no es descartable. Ellos necesitan mantener vivo su relato para seguir engañando a la población.

-¿Los independentistas se lo están poniendo fácil al Gobierno español?

-El Gobierno está demostrando que acierta en la administración de los tiempos, en la forma y en el contenido. El Gobierno no va a permitir que nadie rompa esta nación y si algunos creían que esto le iba a salir gratis, se equivocan. Van a tener que responder política y patrimonialmente. El Gobierno estará a la altura de las circunstancias y al lado de los catalanes que nos sentimos españoles.

La izquierda vive un momento convulso y el PSOE tiene una cierta desorientación ideológica. España no es una nación de naciones, es un país plural pero con un proyecto común

-El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, afirmó que no se aplicará el artículo 155 de la Constitución (suspensión de la autonomía) a Cataluña. ¿Cree que hay sectores populares o de la ciudadanía que así lo reclamaban?

-El artículo 155 está ahí y es un recurso totalmente democrático que no debemos descartar. También es cierto que en el contexto actual, existen medidas alternativas posiblemente más eficaces como puede ser la inhabilitación o la responsabilidad patrimonial, que pueden causar un efecto más positivo. Prueba de ello es la actitud cobarde de los responsables de la Generalitat, de Junts pel Sí, que tienen miedo a firmar cualquier tipo de propuesta rupturista porque saben que tendrá unas consecuencias inmediatas por parte del Gobierno. El primero que está escondido es quien aspira a ser presidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.

-¿La crisis de gobierno, que se saldó con el cese de varios consejeros, se debió a ese miedo?

-Vino motivada por dos razones: había una parte de consejeros preocupados por la afectación de su patrimonio personal, pero también hubo una radicalización del presidente de la Generalitat, que eligió perfiles entregados a la causa que no atienden a razones. Es la primera vez en la historia que veo que una remodelación de gobierno no se hace para renovar o elegir consejeros que pueden hacer mejor su trabajo, sino para elegir a aquellos que tienen una actitud más radical. Es un hecho insólito que demuestra el grado de degradación en el que han caído las instituciones catalanas.

García Albiol contestando a las preguntas de la entrevista

García Albiol contestando a las preguntas de la entrevista

-¿Cómo se gestionará el postprocés?

-Hay una parte importante del movimiento independentista ficticio, inflado por las élites políticas y los medios de comunicación subvencionados. Es cierto que existe un sentimiento independentista desde hace 25 años, pero que no es mayoritario. Estoy convencido de que cuando la Generalitat se dedique a gobernar y a los problemas reales, y deje de apelar a las bajas pasiones, ese independentismo circunstancial volverá a la normalidad, como ha ocurrido en el País Vasco.

Los dirigentes que sigan adelante con su desafío rupturista deberán asumir las consecuencias. El Estado no va a aceptar chantajes de políticos que hayan podido cometer excesos en sus funciones

-¿Se le dará una salida a los dirigentes independentistas?

-El Gobierno ha intentado llegar a un acuerdo, por lo que los dirigentes que sigan adelante con su desafío rupturista deberán asumir las consecuencias. El Estado no va a aceptar chantajes de políticos que hayan podido cometer excesos en sus funciones.

-Lo decía porque, por un lado vemos a un Gobierno aparentemente tranquilo, que asegura que no habrá referéndum, y por otro, a los independentistas que no avanzan en su proceso. Eso puede dar a entender que hay un pacto entre Gobierno y Generalitat. ¿Lo hay?

-El día a día demuestra que no hay ningún pacto que sirva para tapar las vergüenzas de un proceso que pretende romper España. Si la Generalitat está dispuesta a aparcar esa vía rupturista, el Gobierno siempre ha tenido las puertas abiertas. No habrá ningún acuerdo que ponga en riesgo la unidad de España.

-La última encuesta del CIS apuntaba a una subida del PSOE, favorable a un modelo plurinacional de España. ¿Qué opina?

-La izquierda vive un momento convulso y el PSOE tiene una cierta desorientación ideológica. España no es una nación de naciones, es un país plural pero con un proyecto común. Que el principal partido de la oposición cuestione ese modelo es altamente peligroso. El mejor exponente de esa desorientación es el PSC, un partido que es capaz de pactar con la CUP o ERC.