Menú Buscar
Gabriel Rufián, corportavoz de ERC en el Congreso, y Miquel Buch, consejero catalán de Interior / FOTOMONTAJE CG

Así paró Miquel Buch a Gabriel Rufián en una noche de copas

El consejero catalán de Interior, que trabajó de portero de discoteca, habría vetado la entrada a la discoteca Titus de Badalona al diputado de ERC

11.12.2018 10:10 h.
5 min

El consejero catalán de Interior, Miquel Buch, paró los pies a Gabriel Rufián durante una noche de copas. Así lo explicó el portavoz adjunto de ERC en el Congreso de Diputados. Según Rufián, Buch habría trabajado como portero de la discoteca Titus de Badalona (Barcelona) en los años 90, y "seguro que no me dejó entrar".

Las declaraciones del histriónico electo de ERC a las Cortes Generales se produjeron ayer en el programa Fricandó matiner de la emisora RAC105. En una entrevista, Rufián narró que era "de los que salía de fiesta por Badalona. Intentaba entrar en el Titus y casi nunca lograba entrar. Hace poco me enteré de que Miquel Buch, consejero de Interior, fue portero de la discoteca en los años 90". Por ello, cree el político de Esquerra que "seguro que no me dejó entrar alguna noche, lo que tiene cierta lógica".

"Me gustan Bertín y Reverte"

Durante la entrevista, Rufián reveló otros aspectos poco conocidos de su personalidad, más allá de las polémicas que ha protagonizado en la cámara baja, siendo la última un duro enfrentamiento verbal con el ministro de Exteriores, Josep Borrell, que acabó con su expulsión del hemiciclo. Admitió el diputado de ERC que le gustan la música de Bertín Osborne y los libros de Arturo Pérez Reverte, pese a que el cantante y escritor lo han criticado y viceversa.

Las carpas Titus de Badalona, discoteca donde Miquel Buch habría vetado la entrada a Gabriel Rufián / CG

Las carpas Titus de Badalona, discoteca donde Miquel Buch habría vetado la entrada a Gabriel Rufián / CG

Asimismo, el polémico electo ha reconocido que hace poco acudió a una feria de Navidad en la localidad de Sabadell (Barcelona), en la que compró un caganer, la icónica figura del belén, con su forma. "Le dije a la vendedora, ¿me cobrarás a mi mismo? Ella se me quedó mirándome y no me creyó. Cuando me estaba cobrando, volvió a mirarme y me dijo: '¿Eres tú?'". Según Rufián, él le respondió que sí, que era él. "Me dijo que parecía más mayor", admitió. 

"Conocí a mi mujer en el Metro"

A renglón seguido, el electo de ERC explicó que conoció a su mujer en el Metro de Barcelona. "Tras aproximadamente diez meses viéndola, al final me acerqué a ella para entregarle una nota con el correo, el teléfono y una frase: Porque eres la mejor noticia cada día", ha explicado Rufián. Con lo que respecta a su faceta profesional, el polémico diputado ha indicado que ni él ni su compañero de partido, Joan Tardà (ERC), que lleva 14 años en la cámara baja, "no han visto nunca a nadie tomarse un gin-tonic ni un licor", pese al reducido precio de estas bebidas.

Más allá de su parte amable, cabe recordar que Gabriel Rufián ha protagonizado incidentes desagradables en el Congreso de Diputados, donde es portavoz adjunto. El último ocurrió el pasado 21 de noviembre, cuando tildó de "indigno" y miembro de "una organización de extrema derecha" a Josep Borrell, ministro de Exteriores. El también expresidente del Parlamento europeo respondió que Rufián arrojaba "una mezcla de serrín y estiércol" al hemiciclo. Ante las continuas interrupciones del diputado, la presidenta de la cámara, Ana Pastor, lo acabó expulsando.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información