Menú Buscar
Ester Capella, consellera de Justicia de la Generalitat / EP

Los funcionarios de prisiones denuncian a la consejera de Justicia en Fiscalía

Critican la gestión del Govern durante el Covid-19 y afirman que los empleados públicos "han evitado que el polvorín de las cárceles catalanas estallara"

4 min

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado, ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, a los máximos responsables de los Servicios Penitenciarios catalanes, Ester Capella, consejera de Justicia, y Amand Calderó, secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima, por "la gestión de la crisis del Covid-19" en las prisiones catalanas que, a fecha de hoy, se ha saldado con decenas de funcionarios positivos y muchos otros afectados que han tenido que permanecer en cuarentena preventivamente en sus domicilios, por si eran portadores del virus.

 

 

"La prohibición expresa del uso de mascarillas desde el principio -por no levantar alarma social-, el reparto insuficiente de equipos de protección individuales (EPI) entre los trabajadores de los centros, la inexistencia de pruebas diagnósticas para un colectivo esencial que no puede optar a quedarse en sus domicilios, con la imposibilidad de poder realizar teletrabajo en la mayoría de los casos, son sólo algunos de los motivos que CSIF ha manifestado en la hora de interponer la denuncia ante la Fiscalía", explica en un comunicado.

Pruebas PCR dos meses después

Añaden que "han tenido que transcurrir más de 60 días desde el inicio del estado de alarma para que, a los más de 4.500 funcionarios de prisiones y trabajadores externos, se les empiece a realizar las pruebas PCR que determinen si son portadores o no del virus".

Desde el sindicato destacan que “gracias a la insistencia de CSIF, está previsto que con posterioridad -y según fuentes del Departamento de Salud- se realicen las pruebas serológicas que confirmen el estado inmunológico de todo el colectivo penitenciario”.

“Más celeridad ha demostrado el comité de crisis al iniciar la desescalada en aquellos centros situados en regiones sanitarias que se encuentran ya en la fase 1, aplicando medidas como la recuperación de las comunicaciones orales, entrega de paquetería y depósito de peculio presencialmente”.

"El polvorín de las prisiones"

“Nuestra organización sindical ha mostrado, en todo momento, una actitud responsable desde el inicio de la crisis, siendo muy activa y participativa, haciendo aportaciones a la Secretaría de Medidas Penales para que el retorno a la normalidad sea lo más efectivo posible y con plenas garantías en cuanto a medidas higiénico-sanitarias, puesto que cualquier paso en falso podría tener graves consecuencias”.

Destacan, a su vez, “la profesionalidad e implicación demostrada por parte de todos los colectivos de prisiones, que con su trabajo han evitado que el polvorín de las prisiones catalanas estallara, sofocando infinidad de altercados y desórdenes regimentales, consiguiendo también que el Covid-19 se esparciera lo mínimo posible y no tuviéramos que lamentar ninguna defunción”.

“Queremos resaltar el trabajo realizado por nuestro servicio de prevención, que en centros como el de Quatre Camins, ha tenido que redoblar sus esfuerzos ante la nefasta gestión llevada a cabo por el equipo directivo del centro penitenciario más afectado por positivos de coronavirus tanto entre la población reclusa como entre los trabajadores”.