Detienen en Cataluña a un francotirador que quería matar a Pedro Sánchez

Los agentes de los Mossos d'Esquadra arrestan al individuo de Terrassa (Barcelona) que quería disparar contra el presidente del Gobierno por querer exhumar los restos de Franco

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa / EFE
08.11.2018 08:50 h.
5 min

Los agentes de los Mossos d'Esquadra han detenido en Terrassa (Barcelona) a un francotirador que quería disparar contra Pedro Sánchez. La policía autonómica ha arrestado al individuo, que quería asesinar al presidente del Gobierno por sus intenciones de exhumar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos.

Según ha avanzado Público y han confirmado los Mossos en su cuenta oficial en Twitter, el individuo, Manuel Murillo Sánchez, un experto tirador de 63 años, había amasado un arsenal de hasta 16 armas de fuego en su casa, incluidos rifles de alta precisión que podían llegar a abatir a una persona a larga distancia. Entre las armas incautadas por los agentes de los Mossos a Murillo destacarían un fusil tipo Cetme, cuatro rifles de alta precisión y un subfusil de asalto tipo Skorpion de fabricación checa. Asimismo, el investigado tenía otras dos pistolas en el coche.

Armas francotirador Terrassa

Fotografía facilitada por los Mossos d'Esquadra del material incautado a un francotirador después de anunciar en un chat de Whatsapp su intención de matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

El lobo solitario, un vigilante de seguridad privada, no tenía antecedentes violentos, pero solía frecuentar círculos de ultraderecha, según la policía catalana. En los mismos y en chats de esta ideología había indicado que estaba dispuesto a "sacrificarse por España".

"Rojo de mierda" y cómplices

Sería en estos entornos que el individuo avisó de que buscaba a cómplices para asesinar a lo que él describió como "rojo de mierda", el jefe del Ejecutivo. Uno de los participantes del chat privado detectó el mensaje, acompañado de otros insultos, y alertó a los Mossos d'Esquadra, que empezaron el seguimiento del vecino de Terrassa de forma discreta en colaboración con la Policía Nacional y la Guardia Civil. Al parecer, la Moncloa conocía el operativo de la policía catalana, pero pidió discreción para no provocar alarma entre la ciudadanía.

Manuel Murillo Sánchez fue finalmente arrestado tres semanas atrás, cuando la policía autonómica detectó que el hombre empezaba a preparar su operativa. Esto es, pasaba de las palabras a los hechos y tenía arsenal para ello: las armas modificadas podían alcanzar a personas a 1.500 metros de distancia. Tras ser interceptado, pasó a disposición judicial. El magistrado del juzgado de Instrucción número 3 de Terrassa decretó prisión incondicional para el individuo, que está ahora bajo custodia en la prisión de Centro Penitenciario Brians 2, en la localidad de Sant Esteve Sesrovires, en Martorell (Barcelona). Cuando ingresó en la penitenciaría, el hombre confesó sus intenciones de acabar con la vida de Pedro Sánchez.

"Proposición de homicidio de autoridad"

El caso del lobo solitario de Terrassa lo ha asumido el juzgado de Instrucción número 3 de Terrassa después de que la Audiencia Nacional se inhibiera en favor de esta sala. El tribunal especial descartó que se tratara de una alerta terrorista y circunscribió el caso en una "proposición de homicidio de autoridad" con "tenencia ilícita de un depósito de armas".

Según las informaciones publicadas, el hombre se dedicaba a la vigilancia de garajes o fábricas con arma, aunque no pertenecía a una empresa del ramo. El resbalón que permitió a los tres cuerpos de seguridad interceptarlo y abortar sus planes homicidas lo cometió al preguntar a seis de sus contactos dónde encontrar la agenda oficial de Pedro Sánchez, ya que, alegó, "él no conocía bien internet".

¿Quiere hacer un comentario?