Menú Buscar
Imagen del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña / EUROPA PRESS

El francotirador detenido en Terrassa, investigado por odio y conspiración

El TSJC asegura que el detenido ingresó en prisión el pasado 21 de septiembre tras comprobar que disponía de un arsenal de armas en su casa

5 min

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha dado a conocer que el francotirador detenido en Terrassa (Barcelona) por querer matar al presidente del GobiernoPedro Sánchez, está siendo investigado. La investigación se basa en delitos de conspiración para atentar contra la autoridad con uso de arma, incitación al odio, amenazas graves y tenencia de armas, municiones y explosivos. Según informan fuentes judiciales, el detenido ingresó en prisión el pasado 21 de septiembre por orden del Juzgado de Instrucción número 4 de Terrassa, encargado de investigar el caso y ratificó su decisión el 4 de octubre.

El detenido explicaba a un grupo reducido de conocidos que tenía los ingredientes perfectos para perpetrar el atentado contra el Presidente: su pericia como francotirador y la tenencia de un arsenal de armas. Murillo calificaba de "rojo de mierda" a Pedro Sánchez en un grupo reducido de Whatsapp, chat que se convertiría en un de las piezas clave para el inicio de la investigación.

Chat de Whatsapp

Manuel Murillo Sánchez fue detenido por los Mossos d’Esquadra en el marco de una causa que se investigaba tras haber difundido en un chat de WhatsApp su intención de matar al presidente del Ejecutivo. Según la información recogida, se trataba de idear una venganza por la intención del jefe del Gobierno de exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. Tras comprobar que disponía en su domicilio de un arsenal de armas, el juez acordó el ingreso en prisión. La tenencia ilegal de esta cantidad de armas sofisticadas sumaba verosimilitud a sus amenazas de acabar con la vida del Presidente.

La voz de alarma sobre las intenciones del francotirador, se difundía tras el aviso de una usuaria del chat que relataba como M. Murillo pasó de insultar y amenazar al líder del PSOE a solicitar apoyo logístico para cometer  un atentado. Según sus palabras, el detenido alardeaba de aprovechar su pericia como francotirador y su tenencia de un gran arsenal de armas: los ingredientes perfectos para cometer un atentado contra Pedro Sánchez.

Armas del francotirador que quería matar a Pedro Sánchez

Armas del francotirador que quería matar a Pedro Sánchez

"Rojo de mierda"

Según informa Público, la detención se producía en septiembre. El vigilante Manuel Sánchez Murillo de 63 años ingresó en prisión por orden del Juzgado de Instrucción número 3 de Terrassa acusado de una “proposición de homicidio de autoridad”, con tenencia ilícita de un “depósito de armas”. Aunque no había participado en actos violentos, Murillo era un habitual en ambientes ultraderechistas, por lo que tenía antecedentes policiales y no estaba controlado por las fuerzas de seguridad. 

El detenido que cuenta con un historial de problemas psicológicos, es un experto tirador del mejor club de tiro olímpico del Vallés. En este lugar practicaba y competía desde hacía muchos años y, según asegura Público, era capaz de modificar y construir armas cortas o largas. El comienzo del plan de Manuel se producía tras la indignación manifiesta cuando el Gobierno comunicó su intención de exhumar del Valle de los Caídos los restos de Franco. La información recogida por el diario digital, el detenido admiraba la figura del dictador y empezó a buscar cómplices para acabar con ese “rojo de mierda”, apodo con el que calificaba a Pedro Sánchez en su grupo reducido de WhatssApp.