Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Francesc Xavier Vila, secretario de Política Lingüística del Govern / UB

El nuevo responsable de Política Lingüística del Govern, muy crítico con el manifiesto Koiné

Francesc Xavier Vila, catedrático de la UB, rechaza las referencias a los “colonos” y el monolingüismo defendidos por filólogos como Laura Borràs

3 min

El Govern ha nombrado hoy a Francesc Xavier Vila nuevo secretario de Política Lingüística. Vila (Esplugues de Llobregat, 1966) es catedrático de sociolingüística catalana en la Universitat de Barcelona y se ha mostrado muy crítico con el manifiesto Koiné, firmado entre otros filólogos por la presidenta del Parlament, Laura Borràs, y que defiende el monolingüismo en Cataluña.

El Govern ha elevado la Dirección General de Política Lingüística a rango de secretaría. Con este cambio, el Departamento de Cultura "destaca la lengua como prioridad gubernamental, en un contexto social plurilingüe en el que hay que garantizar el futuro del catalán, el occitano y la lengua de los signos catalana (LSC) y actualizar los mecanismos que estudian e impulsan el uso desde de una visión integradora y cohesionadora dentro de la sociedad catalana". La titular de Consejería de Cultura, ahora en manos de ERC, es Natàlia Garriga.

Críticas al manifiesto

En un debate celebrado en el Ateneu Barcelonès, Vila criticó duramente el manifiesto Koiné por sus referencias a los "colonizadores" a los que se habría "inoculado" ideologías, unas afirmaciones que consideraba erróneas y, a su juicio, generadoras de recelos que no contribuyen a difundir el catalán.

En una entrevista en Nació Digital,aseguró que no firmó el manifiesto porque “es simplista y está todo muy basado en la ideología, que tiene una perspectiva maniquea porque plantea dos bloques”, Denunciaba, asimismo su falta de “empatía”. En este sentido, afirmaba que “un ejemplo de la empatía es el problema que tenemos a la hora de tratar el término del bilingüismo, concepto que está al alza en todo el mundo. No puede ser que regalemos el bilingüismo alegremente a la gente que quiere liquidar el catalán, ni que planteemos la existencia de la diversidad lingüística como si esto siempre fuera debido a la destrucción de una de las lenguas”.