Menú Buscar
Forcadell y Cuixart se ‘olvidan’ de la hoja de ruta secesionista ante el Supremo

Forcadell y Cuixart se 'olvidan' de la hoja de ruta secesionista ante el Supremo

La expresidenta del Parlament patina al decir que no recuerda por qué las leyes de desconexión se tramitaron de urgencia y habla de mero debate parlamentario "sin consecuencias jurídicas"

26.02.2019 21:47 h.
4 min

La hoja de ruta independentista fue siempre papel mojado. Esta es la versión que tanto el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, como la expresidenta del Parlament Carme Forcadell han dado ante el Tribunal Supremo para quitar importancia al programa secesionista con el que Junts pel Sí se presentó a las elecciones del 27 de septiembre de 2015 y que desembocó en el cese del Govern tras la declaración unilateral de independencia.

Sus defensas ante los magistrados ha consistido en minimizar su papel en el procés secesionista y reducirlo al ejercicio del derecho de manifestación y al de la libertad de expresión. La expresidenta de la Cámara catalana ha llegado a hablar de permitir un mero debate parlamentario “sin consecuencia jurídicas”.

Minimizan su papel

Cuixart ha admitido haber rubricado como presidente de la entidad secesionista la hoja de ruta para lograr la independencia de Cataluña, pero se ha defendido alegando que “ningún tribunal interpeló a la ciudadanía” y que él no era “político”, y ni estaba al corriente de los requerimientos del Tribunal Constitucional ni en el día a día de la actividad parlamentaria.

Forcadell, por su parte, ha asegurado que “no participó en ningún acto”: “Me limité a ser presidenta del Parlament”, ha apostillado. 

Procedimiento de urgencia

Forcadell y la fiscal Consuelo Madrigal han protagonizado un cuerpo a cuerpo sobre el caso omiso que, a juicio de la delegada del Ministerio Fiscal, hizo la expresidenta de la ANC a las advertencias tanto de los letrados del Parlament como del Tribunal Constitucional. Sobre su función de presidir el Parlament ha explicado que los consejos de los letrados no eran "ni preceptivos ni vinculantes".

Respecto a la razón que llevó a tramitar las llamadas leyes de desconexión del 6 y 7 de septiembre mediante un procedimiento de urgencia, Forcadell ha negado conocer el motivo. En aquel momento, no obstante, se apelaba a la expresión “de la ley a ley” --formulada originalmente durante la Transición por Torcuato Fernández-Miranda-- para dotar el referéndum de validez jurídica y convocarlo a continuación.

Legalidad paralela

Pero Forcadell ha negado la mayor. Ha sostenido que las leyes pueden seguir sus trámites en el Parlamento hasta que el Alto Tribunal las suspenda: “Siempre hemos defendido que la palabra es libre. Una cosa es el debate y otras las consecuencias jurídicas de este debate”. Y ha añadido que mientras las leyes “no son suspendidas” por el Tribunal Constitucional, “se tramitan”. “No cabe recurso constitucional hasta que termina”, ha insistido.

Según Cuixart y Forcadell, la votación del 1-O habría sido simplemente un acto político para que la ciudadanía pudiera expresarse. Y la declaración unilateral de independencia, una “declaración política”. “El programa de JxSi no se llevó a la práctica”, ha remachado Forcadell.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información