Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La expresidenta del Parlament Carme Forcadell sale de prisión tras los indultos / EP

Forcadell reconoce el fracaso de la vía unilateral: “Salió mal”

La expresidenta del Parlament afirma que no contaba “con toda la información” al aprobar las leyes del referéndum y de desconexión y culpa al Govern

4 min

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell ha reconocido de forma abierta el fracaso de la vía unilateral para conseguir la independencia de Cataluña. “Salió mal”, ha asegurado sin cortapisas en una entrevista en Rac1 en la que también ha manifestado que “a 5 de julio de 2021, no creo que las circunstancias sean muy diferentes a las del otoño de 2017”.

En este sentido, ha reconocido que el referéndum del 1-O y la declaración de independencia simbólica “creó frustración y dolor”, por lo que deja claro que “no hay nada que, en caso de que se intentara, fuera exitoso” al repetir la iniciativa como exigen los sectores más radicales de JxCat y la CUP, además de la entidad que había presidido, la ANC. “Podría ser peor”, ha sentenciado la política que acaba de recibir el indulto y ha podido salir de la cárcel.

Falta de información en 2017

Ha reconocido que no tenía “toda la información” sobre el trabajo que se realizaba para preparar la secesión unilateral tras aprobar las leyes del referéndum y de desconexión en el Parlament, la base de la iniciativa que se tomó en ese momento y por las que acabó en prisión.

Ha admitido su decepción por lo ocurrido y ha culpado al Govern de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras de no estar preparado para lo que debía pasar después del 1-O. Ha declarado que pensaba que había un plan, pero “el resultado es que salió mal y las condiciones no han cambiado respecto a hace cuatro años”.

“Mucha” desobediencia

Ha asegurado que ella sí ha hecho autocrítica de los fallos que cometieron y ha reiterado que deberían haber sido “más empáticos con los no independentistas que están a favor del derecho a al autodeterminación” y haber contado con ellos.

También ha reconocido que jamás pensó que podía entrar en prisión al formar parte del poder legislativo y no del ejecutivo. “Entendía que podía ser una desobediencia, una inhabilitación y multas, pero ir a prisión, nunca”, ha sentenciado. “De desobediencias se han hecho muchas al Tribunal Constitucional”, reconoce, pero señala que no pretendía ir más allá.

Diálogo

Forcadell apuesta por explorar ahora la vía del diálogo durante los próximos dos años, lo que le queda de legislatura a Pere Aragonès, sin repetir los errores del pasado. Ha repetido el mantra independentista de que se debe conseguir la “amnistía” y el “fin de la represión” y ha cargado contra el Tribunal de Cuentas por reclamar 5,4 millones de euros a los miembros del Ejecutivo catalán y la Generalitat que usaron fondos públicos para sufragar la propaganda del procés desde, básicamente, la consejería de Exteriores.

Asimismo, insiste en que acabó en la cárcel por una cuestión política alejada de su trayecto en la presidencia del Parlament. “Fui por ser la presidenta de la ANC”, ha sentenciado.