Menú Buscar
El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, y el vicepresidente coordinador del Instituto de Estudios Estratégicos, Jordi Alberich / Europa Press

Foment advierte de que en Cataluña existe un proceso de “aluminosis”

Jordi Alberich considera que el movimiento independentista ha provocado un “deterioro discreto de la economía y de las instituciones catalanas”

4 min

Un proceso de “aluminosis”. Lento. Pero constante, que tendrá consecuencias a medio y largo plazo. Es la visión del Instituto de Estudios Estratégicos, el laboratorio de ideas de Foment del Treball que dirige Jordi Alberich. Se trata del producto de una serie de años en el que se ha apostado por un movimiento político independentista, que, a priori, no parece entorpecer la economía catalana, pero que ha socavado confianzas y proyectos de cara al futuro.

Lo considera de ese modo Jordi Alberich, que lleva muchos años auscultando el tejido empresarial catalán. Primero, como director general del Círculo de Economía, y ahora como director del laboratorio de ideas de Foment. Según Alberich, se trata de una especie de proceso de “aluminosis”, en el que ya se ha producido un “deterioro discreto de la economía y de las instituciones catalanas”.

Las empresas "no volverán"

Alberich, en una entrevista en el programa Converses de la Cadena Cope, ha considerado que “es la estructura la que está tocada”, y que, por eso, por ahora, en el día a día, no se percibe lo que ha ocurrido. Si se tarda en reaccionar, “será más difícil tirar hacia atrás” y recuperar, a su juicio, lo perdido en estos años.

Jordi Casas, Rosa Vergés, Josep Sánchez Llibre, Jordi Alberich, Rosa Nonell y Luis Torras, en la sede de Foment /CG
Jordi Casas, Rosa Vergés, Josep Sánchez Llibre, Jordi Alberich, Rosa Nonell y Luis Torras, en la sede de Foment /CG

Una de las obsesiones de Foment del Treball es conseguir la vuelta de las empresas que se fueron de Cataluña en octubre de 2017. Se trató de sedes sociales, que, aunque hayan cambiado las cosas, han decidido quedarse en otros territorios, sea Madrid u otras ciudades del resto de España. Sin embargo, Alberich ve difícil que eso se produzca. “Será relativamente complicado a corto plazo”.

No a la subida de impuestos

Ahora bien, ¿se puede dar un salto cualitativo que cambie esa situación? “Si las cosas se hicieran bien, y se apostara por el encuentro, los efectos se podrían paliar, aunque hay una parte de lo perdido que ya no se recuperará”, a juicio de Alberich.

Un camino posible podría ser el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, si el PSOE logra la abstención de ERC en su investidura. Pero surgen otras incógnitas como la política impositiva que pueda poner en marcha un Ejecutivo entre los socialistas y Unidas Podemos. Alberich, como responsables de ese laboratorio de ideas de Foment, que ha defendido elevar los ingresos del Estado a través de mejorar la investigación sobre el fraude fiscal, sin subir los impuestos, sigue con preocupación esos planes de futuro de la coalición de izquierdas.

Un Estado "no es un ayuntamiento"

“La idea parte de un error enorme porque los ricos no tributan por IRPF”, señala, en referencia a esa política que defiende Unidas Podemos. Afirma Alberich que una mayor tributación para personas con más poder adquisitivo viene dada por la Comisión Europea, y no sobre los gobiernos nacionales.

Tampoco ha defendido Alberich una posible derogación de la reforma laboral, como ha apuntado Unidas Podemos, un partido que, a su juicio, deberá entender que “el Estado no es un ayuntamiento”, y que “la actitud de gesticulación agresiva y las propuestas radicales que la realidad demuestra imposibles tienen una importancia relativa desde un ayuntamiento, pero desde la Moncloa es más preocupante”.