Menú Buscar
Eduardo Zaplana en una imagen reciente / EFE

La Fiscalía Anticorrupción solicita prisión incondicional para Zaplana

El acusado ha sido interrogado por agentes de la UCO, pero se desconoce si ha contestado a las preguntas

24.05.2018 16:03 h.
3 min

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado el ingreso en prisión provisional, comunicad y sin fianza para Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat Valenciana. El político valenciano fue detenido por la Guardia Civil este martes por presuntos delitos de cohecho, prevaricación, malversación y blanquero de capitales, en el marco de la Operación Erial. 

El antiguo dirigente popular ha pasado este jueves a disposición del Juzgado de instrucción número 8 de Valencia. Tras presenciar el registro de sus propiedades en Madrid, Zaplana ha estado alrededor de dos horas en la comandancia del barrio valenciano Patrix. 

El interrogatorio

En el interior ha sido interrogado por agentes de la UCO, aunque todavía se desconoce si ha contestado a las preguntas de los agentes. 

Por su parte, la defensa del acusado ha pedido que la jueza le tome declaración y decida si le pone en libertad o le manda a prisión preventiva.

Petición de libertad

Sus abogados han pedido su libertad, alegando que padece leucemia, enfermad por la que tuvo que someterse a un trasplante de médula en 2015, algo a lo que la Fiscalía se ha opuesto. 

Tras la llegada de Zaplana al juzgado valenciano, Juan Cotino, expresidente de las Cortes valencianas y exdirector general de la Policía Nacional, ha acudido en calidad de investigado para prestar declaración. Asimismo, sus sobrinos José y Vicente Cotino han sido detenidos en el marco de la operación. 

Más detenidos

También están arrestados el exdirector de la Agencia Valenciana de Turismo y exconsejero del parque temático Terra Mítica, Joaquín Barceló, y su mujer, Elisa López, el abogado y asesor fiscal Francisco Grau, y Juan Francisco García, exjefe de Gabinete de Zaplana en la Generalitat.

Todos fueron detenidos en una causa en la que se investiga el presunto pago de comisiones por adjudicaciones del Gobierno de la Comunidad Valenciana en la época en la que lo presidía Eduardo Zaplana (1995-2002) y la reciente repatriación del dinero desviado para su blanqueo.