Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El exconsejero Raül Romeva, saliendo de prisión en aplicación del artículo 100.2 para ir a trabajar /  @RAULROMEVA

La Fiscalía recurre los permisos penitenciarios de Romeva, Cuixart y Sànchez

El ministerio público se opone de nuevo a la flexibilidad carcelaria con los presos condenados por su responsabilidad en el 1-O

3 min

La Fiscalía de Barcelona ha recurrido ante el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 5 de Barcelona el permiso penitenciario del exconsejero Raül Romeva, que le permite salir de la cárcel para ir a trabajar, así como dos permisos de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez.

Estas actuaciones se han realizado al margen del escrito presentado por los fiscales del procés ante el Tribunal Supremo (TS) contra el "tercer grado encubierto" para los políticos presos. Los cuatro fiscales del 1-O pidieron este martes al Supremo que se declarase competente para revisar las salidas del 100.2. Esto choca con el criterio de la Fiscalía de Barcelona, que considera competente a la Audiencia Provincial para evaluar los permisos impugnados.

Artículo 100.2

Los recursos de apelación se refieren a un permiso concedido a Cuixart y otro a Sànchez, ambos aprobados el 23 de junio, y a la autorización a Romeva para salir de prisión tres días entre semana, que se le concedió en marzo para trabajar en una asociación de cooperación internacional.

En el escrito sobre Romeva, el fiscal recalca que el 100.2 es una medida excepcional para los internos clasificados en segundo grado y, como en otros recursos, defiende que debe estar vinculado a un programa de tratamiento específico. Para el fiscal, la medida supone usar de "forma generalizada un régimen de semilibertad a todos los políticos condenados por la sentencia" del Supremo.

Cuixart y Sànchez

En cuanto a Cuixart, el fiscal se refiere a un permiso de salida de prisión avalado por la jueza el 23 de junio, que califica de "prematuro" ya que el líder de Òmnium aún no ha cumplido la mitad de la condena de 9 años. Recuerda que ante delitos graves la "pena ha de identificarse por el conjunto social y por el afectado como una sanción efectiva" y recuerda que Cuixart ha manifestado que volvería a cometer los hechos por los cuales se le condenó.

El fiscal utiliza los mismos argumentos al oponerse al permiso para Sànchez, en quien no ve "una verdadera asunción delictiva". Asimismo, señala que no se ha acogido a ningún programa de tratamiento de prisión dirigido a condenados por sedición, a lo que el Juzgado ya ha contestado en anteriores ocasiones que no existen este tipo de cursos en las prisiones catalanas.