Menú Buscar
Varias personas en la Conselleria de Ensenañza el 1-O de 2017 / EP

La Fiscalía también pide que se investigue a varios votantes del 1-O

Se trata de nueve personas que se concentraron en el IES Pau Claris y otra en el centro Mediterrània que se resistieron a las órdenes policiales

4 min

La Fiscalía pide que se investigue a diez personas que participaron en el referéndum ilegal de independencia de Cataluña el 1 de octubre del 2017. Nueve de ellas se concentraron en el IES Pau Claris de Barcelona y la otra lo hizo en el centro Mediterrània. La acusación entiende que ejercieron una oposición “obstinada, persistente y reiterada” a los policías que iban a impedir la jornada del 1-O, con una “voluntad rebelde”.

En concreto, la Fiscalía cree que hay indicios de su participación en los delitos de resistencia y desobediencia grave. Argumenta que los votantes eran “plenamente conscientes” de que los agentes policiales debían cumplir el mandato del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para impedir el 1-O, pero “hicieron todo lo posible para no colaborar con ellos”.

Voluntad rebelde

En su escrito, el ministerio público considera que la intervención policial en el centro Pau Claris “era suficientemente elocuente de lo que los ciudadanos congregados en el colegio debían hacer a la llegada de los agentes: desalojar el acceso y permitir el paso a la fuerza policial para cumplir el auto”.

No obstante, y como muestran varios vídeos aportados en la causa, los concentrados mantuvieron “una oposición obstinada, persistente y reiterada” al cumplimiento de la orden judicial, “expresiva de una voluntad rebelde de desatender sus decisiones y menoscabar el normal ejercicio de la función pública”.

Resistencia activa

Los concentrados utilizaron una “resistencia activa” en una sentada de un centenar de personas, “lo que, unido al generalizado clima de hostilidad hacia los agentes, motivó el uso por parte de la fuerza mínima indispensable para abrirse paso y cumplir el mandato policial”. El fiscal rechaza así los argumentos del juez, que se negó a investigarles porque consideró que los votantes no tenían ninguna orden expresa de no poder acudir a votar.

De este modo, la Fiscalía se adhiere a la petición de los representantes del Sindicato Profesional de la Policía para que la Audiencia ordene imputar a votantes que protagonizaron “sentadas” en colegios que acogían urnas, en la causa que investiga a una treintena de policías nacionales por las cargas del 1-O en Barcelona.

Votaron 2,2 millones

También la Abogacía del Estado se ha adherido al recurso presentado por el sindicato policial y ha pedido que se impute a una cuarentena de votantes que denunciaron haber sufrido lesiones en las cargas de la Policía Nacional para impedir el referéndum.

En aquella jornada votaron 2.286.217 catalanes, según datos del Govern de la Generalitat.

Torra se ofrece

El presidente del Govern, Quim Torra, ha respondido a la fiscalía inmediatamente anunciando que la Generalitat se personará para defender a la decena de votantes del 1-O investigados.

En la presentación del libro 1 judici (polític) i 100 preguntes, ha atribuido esta investigación a una campaña del miedo: "Esto no lo podemos tolerar de ninguna de las maneras". "Con estos ciudadanos, la Generalitat estará siempre a su lado", ha añadido.