Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
David Madí, consultor y exdirigente de Convergència

La Fiscalía Europea investiga si Madí intentó desviar fondos de la UE

La Audiencia de Barcelona avaló la decisión del juez de enviar una conversación intervenida al consultor exconvergente, en la cual se interesaba por el reparto de 140 millones de euros

6 min

La Fiscalía Europea investiga si el empresario y exdirigente de Convergència (CDC) David Madí intentó influir en el reparto de los fondos europeos de recuperación por el Covid, por lo que ha pedido al juez de Barcelona que les puso en alerta que le remitan una conversación intervenida en el marco del denominado caso Voloh.

En una providencia, que ha adelantado El Periódico y a la que ha tenido acceso Efe, el titular del juzgado de instrucción 1 de Barcelona acuerda trasladar a la Fiscalía Europea una copia de la conversación, en la que Madí aseguraba que había coincidido en un acto de Fomento del Trabajo con el exdirector de gabinete de Presidencia del Gobierno Iván Redondo y aseguraba: "esto será una merienda de negros... son 140 millones".

"Merienda de negros"

"Hay que establecer un canal para entrar... yo me vi.... con Foment... formo parte de Foment...y tuvimos una reunión... de pequeño comité.... con Iván Redondo... esto será una merienda de negros... son 140 millones", señalaba Madí en la conversación que mantuvo en octubre de 2020 con un consultor financiero, y que fue intervenida por la Guardia Civil.

El juez del caso Voloh, que entre otros investiga el supuesto desvío de fondos públicos para sufraguar gastos del expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont en Waterloo, pidió remitir esta conversación a la Fiscalía Europea, al tratarse del reparto de fondos europeos, si bien Anticorrupción se opuso. Sin embargo, la Audiencia de Barcelona avaló en diciembre pasado la decisión del juez de enviar a la Fiscalía Europea esta conversación intervenida a Madí, al concluir que no se puede descartar que quisiera "desviarlos" o "invertirlos ilícitamente".

La Fiscalía Europea remitió el pasado 24 de marzo un oficio al juez del caso Voloh para que, sin dilación, le remitiera la conversación, que Madí, uno de los integrantes del denominado "estado mayor" del referéndum ilegal de secesión del 1-O, mantuvo cuando tenía el teléfono intervenido.

140.000 millones de euros para España

Ante esta situación, el juez ha pedido a la Guardia Civil que le envíe esta conversación, "referente a un posible fraude de subvenciones a la Unión Europea", en virtud de la reclamación de la Fiscalía Europea delegada en España.

El juez del caso Voloh, una compleja causa que indaga supuestos desvíos de fondos y tráfico de influencias a la sombra del procés secesionista, cree que de la conversación intervenida se deduce el intento de David Madí de influir en el reparto de los 140.000 millones de euros en fondos de reconstrucción destinados a España.

Según la Audiencia de Barcelona, es posible que la conversación intervenida no aluda a "nada ilícito", más allá de las "expectativas de obtención de ayudas europeas", pero tampoco puede descartarse que "la finalidad que animara al investigado fuera la de desviar los fondos públicos obtenidos o invertirlos ilícitamente".

Videoconferencia con Iván Redondo

Por el contrario, la defensa de Madí, que también se opuso a que el caso se remitiera a la Fiscalía Europea, alegó que la reunión con Iván Redondo a la que aludía el exdirigente de CDC se celebró con otras 60 personas de la patronal catalana Foment del Treball.

Según Foment, se trató de una reunión por videoconferencia informativa con Redondo, cerrada a los medios de comunicación, a la que fueron invitados los miembros de la patronal, como se había hecho en ocasiones anteriores con otros invitados, como consellers, ministros o representantes del mundo empresarial o político. "En ningún caso fue una convocatoria ni restringida, ni secreta, sino la habitual de la actividad institucional y constitucional de nuestra organización", subrayó Foment del Treball en un comunicado, al trascender que el juez quería enviar este caso a la Fiscalía Europea.

De hecho, Redondo se conectó desde La Moncloa acompañado por el presidente de la patronal, Josep Sánchez Llibre, mientras que los empresarios siguieron el acto desde la sede de Foment, en Barcelona. Por tanto, según la patronal, "no hubo ninguna reunión del señor Iván Redondo con ningún asistente".