Menú Buscar
Muñeco de puigdemont en Corpe, antes de ser tiroteado y quemado / TWITTER

La Fiscalía archiva el caso del muñeco de Puigdemont tiroteado y quemado

El Ministerio Público considera que el expresidente catalán es "un ciudadano fugado de la justicia española y al que se le atribuyen gravísimos delitos"

24.07.2019 12:44 h.
3 min

Archivada la denuncia de la Generalitat por el tiroeo y quema contra un muñero de Carles Puigdemont. La Fiscalía considera que en ningún caso se produjo incitación al odio ni supuso una discriminación por motivos ideológicos, puesto que "en ningún momento se hace referencia ni a la ideología ni al lugar de residencia del personaje".

El Ministerio Público considera que Puigdemont es "un ciudadano que se encuentra en la actualidad fugado de la Justicia española y al que se le atribuyen gravísimos delitos", y recuerda que en ningún caso se trata de un cargo público. La tradición de la fiesta de la Quema del Judas consiste en escoger a un personaje que represente "el mal". 

"Un artificio"

Según la Fiscalía, pretender extender la representación de esta fiesta popular en relación a un personaje concreto "con un ataque a una ideología política" resulta "un artificio". El Ministerio Público destaca que la acusación no encuentra acomodo en la jurisprudencia sobre el discurso del odio.

Eso sí, como se trataba de un delito de carácter público, la Fiscalía procedió a analizar el caso. Resalta que la fiesta de La Quema de Judas, que se lleva a cabo el Domingo de Resurrección, fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2001 y que ha quedado "suficientemente acreditado" que existen caracteres de antigüedad en su celebración, así como la "originalidad y diversidad". 

Injurias

La Fiscalía reconoce que algunos de los insultos contra Puigdemont que se recogen en la denuncia podrían integrar un delito de injurias. Eso sí, en ese caso debería ser el expresidente quien interpusiera una querella contra unos autores que, avisa, no han sido identificados. 

Una vez archivado el caso, la Fiscalía abre la vía para que la Generalitat remita la denuncia al juzgado de primera instancia de Morón de la Frontera. Los servicios jurídicos de la administración catalana aún están evaluando, sin haber tomado ninguna decisión.