Menú Buscar
Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado en el Congreso de los Diputados / EFE

Fin del ‘buen rollo’ entre Casado y Santamaría

Las negociaciones entre el presidente y la diputada del Partido Popular se desequilibran por falta de acuerdo sobre la estructura del partido

5 min

Las negociaciones internas del Partido Popular, entre los partidarios de Soraya Sáenz de Santamaría y aquellos que se encuentran en el equipo de Pablo Casado, empiezan a ofrecer síntomas de desestabilidad. 

Los integrantes cercanos a la diputada estiman que los ofrecimientos del equipo del nuevo líder de la formación no son acordes con la representación que ellos consideran “digna”. Sin embargo, el equipo del presidente asegura que varios de los populares que apoyaban a Santamaría durante las primarias ya han aceptado integrarse a las propuestas de Casado.

Cruce de cifras

Según las informaciones publicadas por EFE, Casado les habría ofrecido dos secretarías de área para los exministros Fátima Báñez e Íñigo de la Serna, ambos valedores de la exvicepresidenta desde el primer día de la campaña para suceder a Mariano Rajoy al frente del PP. Es decir, el ofrecimiento se limitaba a dos puestos intermedios en la ejecutiva que, además, no suponían poder acceder al comité de dirección del partido.

Sin embargo, desde el equipo de Casado aseguran que han ofrecido a nueve personas que apoyaron la candidatura de Santamaría la posibilidad de integrarse a él. Seis de ellos habrían dado una respuesta afirmativa a la oferta del nuevo presidente del PP, mientras que tres la habrían rechazado. Los seis populares que se unirían al grupo de casado serían Alberto Nadal, con la idea de que lidere la secretaría de Economía y Empleo, Sergio Ramos, Yolanda Bel, Marimar Blanco, Iñaki Oyarzábal y Sofía Acedo.

Negociaciones individuales

Estos seis fugados que habían apoyado la candidatura de la exvicepresidenta, y que ahora se posicionan junto a Casado, habrían negociado este cambio de forma individual. Una fórmula contraria a la que pretendía llevar a cabo Soraya Sáenz de Santamaría, quien apostaba por la inclusión "en bloque", según fuentes cercanas del equipo del presidente de los populares. 

De todos modos, el diputado José Luis Ayllón --parte activa en las negociaciones por el equípo de Santamaría-- ha declarado a la salida de la reunión que las conversaciones "no han terminado" todavía. "Nos hemos dado un descanso para hacer una serie de valoraciones por las dos partes y hemos quedado en volver a hablar", ha señalado. Sin embargo, el tiempo corre. El plazo para realizar variaciones en el equipo debe cerrarse antes de la reunión del comité ejecutivo nacional en Barcelona que se celebra hoy jueves 25 de julio, el primer acto de Casado como presidente de la formación popular y donde dará a conocer la composición final del equipo de gobierno del partido.

Resultados del congreso del PP

La idea que defendía Sáenz de Santamaría se basaba en que en la nueva ejecutiva del partido se visualizara la proporción de votos conseguida en el congreso extraordinario que se celebró el fin de semana pasado. Es decir, pedía al nuevo presidente que el 43% de su equipo estuviera formado por personas que la habían apoyado en su candidatura.

Pero Casado tiene otros planes. Hace valer --al más puro estilo Aznar-- su condición de líder de la formación y, por ello, decidirá quién conforma su equipo más próximo sin tener muy en cuenta los porcentajes surgidos del congreso popular.