Menú Buscar
El candidato de Catalunya en Comú Podem al 21D, Xavier Domènech (i); el exalcalde de Terrassa Jordi Ballart (c), y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (d) / FOTOMONTAJE CG

El fiasco del exalcalde de Terrassa: se queda sin PSC y sin comunes

Jordi Ballart intentó meterse en la candidatura de Catalunya en Comú Podem tras dimitir del partido de Miquel Iceta por la aplicación del 155

3 min

Dejó la alcaldía de Terrassa con un enorme portazo que hizo temblar los cristales de la sede central del PSC en la calle Nicaragua de Barcelona. Se fue del cargo el 2 de noviembre porque el partido que le aupó al gobierno municipal de la ciudad vallesana avaló la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña tras la proclamación de la independencia en octubre pasado por parte del partido gobernante.

Jordi Ballart, sin embargo, ha perdido el pulso con su antigua formación política. Entre otras razones, porque su plan b, el que estaría pergeñando antes de dejar a los socialistas y el gobierno municipal, pasaba por encontrar acomodo en las listas electorales de Catalunya en Comú Podem para las futuras elecciones autonómicas.

Y, en ese propósito electoral, ha fracasado, según explican fuentes del entorno del exalcalde conocedoras de los movimientos. Las razones tienen que ver tanto con la desconfianza de los que debían ser sus nuevos socios políticos como con la precipitación que supuso la rápida convocatoria de los comicios por parte del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Proximidad con Colau y los comunes

Su proximidad con los comuns viene de largo. De hecho, en agosto pasado, el que era edil del PSC en Terrassa estuvo a punto de romper su pacto de gobierno en el consistorio con el PDeCAT para intentar un acuerdo alternativo con Terrassa en Comú. En la línea de apoyo al soberanismo y equidistancia análoga a los comuns, Ballart mantuvo fuertes tensiones con la dirección socialista porque se desmarcó del partido al ofrecer su apoyo al referéndum ilegal del 1 de octubre.

Su entrada en la candidatura de los comunes por la provincia de Barcelona contaba con el visto bueno implícito de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que veía en Ballart un buen fichaje para la lista electoral que encabeza Xavier Domènech para el 21D. Sin embargo, el antiguo alcalde no ha podido consumar sus planes y ahora deberá esperar a las próximas elecciones municipales de 2019, cuando se prevé que, de fructificar los contactos establecidos, pueda encabezar la candidatura de esa formación en la ciudad vallesana, la tercera de Cataluña por habitantes.