Menú Buscar
Ferran López ha declarado este miércoles en el Tribunal Supremo

Ferran López acusa a Forn: "Nos colocaba en una posición en la que no estábamos"

El comisario jefe de los Mossos d'Esquadra niega que realizaran seguimientos a la Guardia Civil y Policía Nacional, y asegura que "nunca colaboraron" con el 1-O

03.04.2019 11:03 h.
4 min

El comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferran López, ha acusado al exconseller de Interior Joaquim Forn de colocar a la policía autonómica "en una posición en la que realmente no estábamos instalados". Como en su día el exmayor de los Mossos Josep Lluís Trapero, López ha marcado distancias entre la cúpula policial y el Ejecutivo catalán en su testificación en el Tribunal Supremo. López sustituyó a Trapero como mayor del cuerpo tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución en la autonomía catalana.

"El consejero [Forn] y cualquiera que nos escuchara sabía que íbamos a cumplir", ha explicado sobre la orden judicial para impedir la celebración de la votación ilegal del 1 de octubre de 2017. A este respecto ha reiterado que el cuerpo tampoco "nunca colaboró en un acto previo al referéndum" y que el operativo policial era conjunto entre las tres fuerzas de seguridad del Estado; no solo de la policía autonómica. "Mossos d'Esquadra estábamos absolutamente dispuestos a cumplir con el mandato judicial", ha remachado.

Sus reuniones con Trapote y Pérez de los Cobos

López, como Trapero, ha señalado directamentea Forn y a Jordi Turull, exportavoz del Govern, por haber hecho sendas declaraciones que suscitaban "suspicacias" sobre la actuación de los Mossos. "El conseller proyectaba una posición de los Mossos que no era correcta", ha afirmado ante el tribunal, para posteriormente insistir en que Forn "traccionaba" en "sentido opuesto" al suyo.

A diferencia de Trapero, que dejó de asistir a los encuentros con los mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, quien fuera mano derecha del exmayor sí que ha podido relatar el contenido de dichas reuniones en primera persona. Ha sostenido que el plan tenía dos etapas, una primera con la función del binomio de Mossos y la segunda, que debía realizarse por parte de la Guardia Civil y Policía Nacional, que eran quienes tenían los efectivos de orden público. De acuerdo con su testimonio, por la mañana del 1-O llamó a los mandos de los cuerpos de seguridad del Estado y que estos les respondieron que "no sabían lo que estaba pasando".

Niega los seguimientos

En relación a los seguimientos que el inspector jefe de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional en Cataluña, Juan Manuel Quintela, aseguró este martes en el Supremo que sufrieron por parte de los Mossos, López lo ha negado categóricamente: "Puede preguntárselo a los 17.000 mossos; nunca hubo seguimientos por parte de Mossos a Guardia Civil".

Para respaldar su posición más allá de palabras, ha invocado las invitaciones que hicieron a los mandos de la Guardia Civil y Policía Nacional para que conocieran en todo momento "cómo estabamos trabajando".

López también ha avalado la tesis de que el Govern estaba advertido de la "violencia" que se produciría si continuaba adelante con el 1-O.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información