Menú Buscar
Cristina Cifuentes y Alberto Núñez Feijóo con el alcalde de Santiago, Martiño Noriega.

Feijóo y Cifuentes, futuros líderes del PP

El partido da por amortizado a Mariano Rajoy y abre la puerta a la sucesión: “Moncloa y Génova están a matar”, aseguran fuentes populares

María Jesús Cañizares
3 min

Un partido dispuesto a pasar página. Parece que no les queda otra. La confesada incapacidad de Mariano Rajoy para lograr una mayoría suficiente para ser presidente obliga al PP a pensar en un nuevo liderazgo. Y Cristina Cifuentes y Alberto Núñez Feijóo son los dirigentes mejor posicionados.

El partido ya da por amortizado a Rajoy, quien a pesar de vencer en las elecciones generales del 20 de diciembre, podría verse relegado por un Gobierno de la izquierda presidido por el socialista Pedro Sánchez, apoyado por Podemos. Si fracasa esta entente de progreso, España estaría abocada a unas nuevas elecciones.

Dos presidentes autonómicos

En ambos casos, los populares necesitarían a un nuevo capitán y todas las miradas están puestas en los presidentes de la Comunidad de Madrid y de la Xunta de Galicia, Cristina Cifuentes y Alberto Núñez Feijóo. El talante moderado de ambos barones populares, sin escándalos de corrupción a sus espaldas, les convierten en candidatos idóneos.

A pesar de que en los últimos meses ha sonado el nombre de Soraya Sáenz de Santamaría como posible relevo de Rajoy --sobre todo cuando acudió al debate de candidatos del 20D en sustitución del líder del PP--, lo cierto es que hay sectores del partido que la culpan de la mala imagen de la organización, dado que en calidad de vicepresidenta del Gobierno, era la responsable de comunicación. Un terreno que los populares, admiten, nunca han sabido dominar.

Además, la apuesta por Santamaría exacerbaría la guerra que ésta mantiene con la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal. “Génova y Moncloa están a matar”, aseguran a Crónica Global fuentes populares en alusión a las malas relaciones entre el aparato del partido y el equipo gubernamental.

'Caso Bárcenas'

Pese a su gran ascendente en un sector del partido, Cospedal está muy tocada por el caso Bárcenas, pero hasta ahora se ha salvado por los equilibrios practicados por Rajoy.

Esperanza Aguirre ni está ni se la espera en esas quinielas sucesorias, salpicada por la operación Púnica, en la que fue detenido su número dos cuando presidía la Comunidad de Madrid, mientras que las inoportunas intervenciones de José María Aznar, quien parece amagar con su regreso, parecen obviar que algunos de los escándalos que acechan al partido se cometieron bajo su liderazgo.

Como presidente, indican las mismas fuentes, Rajoy no ha podido --o querido-- tomar determinadas decisiones que habrían servido de cortafuegos de esos casos de corrupción. Pero una vez apartado de la presidencia del Gobierno, Rajoy parece dispuesto a pilotar la renovación del partido, como ha hecho Artur Mas en el casoi de Convergència Democrática de Catalunya.

El presidente del Gobierno en funciones y del PP visita mañana Barcelona, donde presidirá una reunión de la junta directiva de su partido en Cataluña.