Menú Buscar
Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, de Podemos, se saludan en el Congreso de los Diputados / CCMA

El fantasma de las elecciones se aproxima por el acoso de Podemos a Borrell

Los de Pablo Iglesias ‘salvan’ a Pedro Sánchez de comparecer por la crisis del Open Arms, pero provocan el enojo socialista por su apoyo a los ‘indepes’ en contra del ministro de Exteriores

28.08.2019 00:00 h.
6 min

Podemos sigue caminado por la cuerda floja. Asume un enorme riesgo y los socialistas ya han decidido que será mejor ir a unas nuevas elecciones que buscar un acuerdo con la formación de Pablo Iglesias, un fantasma que comienza a ser una realidad. La decisión de Podemos de aliarse con el bloque independentista para reclamar la comparecencia del ministro de Exteriores, Josep Borrell, sobre el informe que ha elaborado acerca del proceso independentista y que se ‘vende’ a las cancillerías europeas, ha provocado un enorme malestar en el PSOE y también en el PSC.

Los socialistas señalaban en la tarde de este martes que las elecciones podrían ser inevitables, con la fecha del 10 de noviembre en el horizonte. ¿Cómo se puede contar con un posible socio que discrepa de algo tan relevante como la política del ministro de Exteriores sobre el proceso independentista?, se preguntan los socialistas.

¿Y el fondo del documento de Borrell?

Podemos no dudó en votar, en la Diputación Permanente del Congreso, junto a los independentistas, Bildu y el PNV a favor de reclamar la comparecencia de Borrell para que explicara el informe editado por la secretaría de Estado de España Global sobre el proceso catalán, la palanca central con la que el Gobierno quiere contrarrestar el discurso independentista en la Unión Europea. Fueron el PP, Ciudadanos y Vox los que se alinearon con el Gobierno para impedir esa comparecencia.

La actitud de la formación de Pablo Iglesias llevó al diputado del PSOE, José Zaragoza, a rechazar la comparecencia de Borrell. Zaragoza defendió el informe como “un documento diáfano que explica con racionalidad y sencillez” la posición del Gobierno, criticando con ello que se haya descalificado el trabajo de Exteriores sin entrar en el fondo y en el contenido.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell / EFE
El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell / EFE

La causa catalana, elemento central

La diputada de Podemos, Aina Vidal, en cambio, mantuvo un discurso duro, que aleja a la formación de un acuerdo con los socialistas. Según Vidal, el informe es “cutre, hooligan y sesgado, y falta a la verdad”. Según Podemos, el Gobierno ha puesto a “sus Quim Torra” al frente de la política exterior, en alusión a Borrell.

Aunque Borrell sea el responsable de la diplomacia europea, y esté pendiente de la formación del nuevo Gobierno --se mantiene como ministro de Exteriores en funciones--, es una pieza central para los socialistas, porque mantiene el discurso más importante para el Ejecutivo en relación a la causa catalana. Y la votación se produce a pocos meses de la sentencia del Tribunal Supremo --prevista para mediados de octubre-- sobre los líderes independentistas presos. ¿Puede llegar el Gobierno de Pedro Sánchez a ese momento con un acuerdo con Podemos?

'Salvar' a Sánchez

La formación de Iglesias, sin embargo, cree que puede forzar la situación. En paralelo a esa votación, se produjo otra, también en la Diputación Permanente del Congreso, sobre la polémica del Open Arms y la política sobre los refugiados del Gobierno español. Podemos impidió la comparecencia del presidente Pedro Sánchez, que habían pedido el PP y el grupo mixto. Esa comparecencia de Sánchez hubiera complicado aún más la recta final de las negociaciones para llegar a un acuerdo y evitar la nueva convocatoria electoral. Según Podemos, quien debe ofrecer explicaciones sobre los refugiados es la vicepresidenta Carmen Calvo, pero no Sánchez.

Pedro Sánchez y el Rey Felipe VI, en el palacio de Marivent (Palma de Mallorca) / EFE
Pedro Sánchez y el Rey Felipe VI, en el palacio de Marivent (Palma de Mallorca) / EFE

¿Es eso suficiente? ¿Responde a una estrategia pensada de Podemos para forzar un acuerdo en el último minuto? Los socialistas no lo ven posible. Ni el grupo parlamentario del PSOE ni el PSC, que ha apoyado como un solo hombre en los últimos meses a Josep Borrell.

En contra de un Gobierno dividido

La posición de Sánchez y de todo el PSOE es firme. No habrá un gobierno de coalición con Podemos, ni un acercamiento a las tesis de Podemos. Sí se puede establecer un Ejecutivo con ministros que puedan tener el beneplácito o sean próximos a Podemos, pero se desea evitar a toda costa “un gobierno con dos almas, o con intereses contrapuestos”.

El fantasma de nuevas elecciones, ahora sí, se aproxima a gran velocidad. No hay gestos por parte de ninguno de los dos posibles socios. Y la votación de Podemos en contra de Borrell puede ser el elemento decisivo. “El acuerdo está lejos, tal vez es imposible”, señalan fuentes socialistas. ¿Nueva fecha? El 10 de noviembre.