Menú Buscar
Marta Pascal, junto a Esperança Esteve, Carles Campuzano y Lluís Recoder, en un acto público / CG

Los exconvergentes de Poblet se presentarán en las elecciones catalanas

La plataforma ‘El País de demà’ decide transformarse en una opción política para los comicios con el concurso de exconvergentes y contrarios a la vía unilateral

3 min

Habrá exconvergentes contrarios a la vía unilateral en las elecciones al Parlament de Cataluña. La opción ya está decidida. La plataforma El País de Demà ha aprobado este sábado, en su asamblea, que formalizará una candidatura, y que ahora se trata de lograr complicidades con otros grupos y partidos catalanistas, el principal el de Units per Avançar, que dirige el exdemocristiano Ramón Espadaler.

Ha sido Antoni Garrell, el coordinador de El País de demà, el que ha dado cuenta de esa opción “política” con el objetivo de que ese espacio pueda traducirse en diputados en el Parlament, con una característica principal: la renuncia explícita a cualquier vía unilateral, aunque esa posible candidatura no es contraria al independentismo, siempre que se pudiera lograr de forma acordada. Lo sitúa como un proyecto en el horizonte, y con ello se pretende aunar a exconvergentes, exmiembros de Unió, y catalanistas con diferentes acentos.

La excoordinadora general del PDeCAT Marta Pascal / EFE
La excoordinadora general del PDeCAT Marta Pascal / EFE

Acuerdos con otros grupos

Se trata de un grupo de dirigentes entre los que destaca Marta Pascal, excoordinadora general del PDeCAT; Carles Campuzano, exdiputado de Convergència en el Congreso; Jordi Xuclà, también exdiputado, o Lluís Recoder, exconsejero en el Govern de la Generalitat. Aunque la candidatura queda lejos en estos momentos, la idea es que ese grupo lo lidere Marta Pascal, a la espera de cómo se pueda establecer una relación con Units per Avançar, y otros grupos como Portes Obertes al Catalanisme, Lliures o la Lliga Democràtica.

La plataforma El País de demà, impulsado por profesionales de distintos ámbitos y expolíticos de Convergència, ha aprobado un documento en el que se apoya la transformación en un partido político. Se trata de un texto de 30 páginas en el que se defiende que la vía independentista sólo se podrá alcanzar, siendo un proyecto legítimo, por procesos “democráticos” y “cumpliendo con la legislación y renunciando a la unilateralidad”.

Lo que se defiende es la negociación con el Estado, pero para muchas otras cuestiones, como “la colaboración público-privada; la atracción de talento, la innovación o la sostenibilidad asegurando el progreso social”.