Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de Cabrera d'Anoia

El exalcalde de Cabrera d'Anoia, de ERC, en el banquillo de los acusados por presunta prevaricación

Fiscalía pide nueve años de inhabilitación a Jaume Gorrea por adjudicar supuestamente unas obras a dedo que deberían haber pasado por el pleno de esta localidad leridana

Ricard López
2 min

El alcalde de la localidad leridana de Cabrera d'Anoia, Jaume Gorrea (ERC), será juzgado por un supuesto caso de prevaricación ocurrido en 2012, después de que su sucesor en el cargo, el socialista Salustiano Monteagudo, denunciara la adjudicación de unas obras, por las cuales fiscalía le reclama nueve años de inhabilitación.

En concreto, Gorrea se sentará el próximo 15 de marzo en el banquillo de los acusados del juzgado penal 16 de la Audiencia de Barcelona. El fiscal del caso considera que habría incurrido en un delito de prevaricación en la contratación de unas obras, al haber otorgado supuestamente la intervención de una empresa de forma directa, cuando debido a su alto coste debería haberla aprobado el pleno.

La acusación pública señala que Gorrea estaba advertido de la irregularidad por parte del secretario interventor, y que a pesar de ello realizó la adjudicación directa en febrero de 2012.

Su sucesor denunció la adjudicación

Tras perder la alcaldía en 2015, su sucesor al frente del consistorio, Salustiano Monteagudo (PSC), denunció la adjudicación para evitar, entre otras razones, que las responsabilidades pudieran recaer sobre él mismo.

El juzgado ha enviado ya las citaciones a Gorrea, como presunto autor de los hechos, y también a Monteagudo como uno de los testimonios del caso.

Según el fiscal, el plan para sanear el camino de Canaletes a Sant Jaume de Sesoliveres lo redactó el arquitecto municipal, y la obra estaba valorada en 209.992,07 euros. Una cantidad que supera el 10% de los recursos ordinarios del presupuesto municipal (de 1,5 millones de euros), razón por la cual el alcalde no podía hacer una adjudicación de forma directa, sino que tenía que haberla sometido al pleno municipal.