Menú Buscar
Las imágenes decorativas de Looney Tunes en el barco 'Moby Dada', tapadas con lonas en el puerto de Barcelona / EFE

Así conviven estibadores y policías en el puerto de Barcelona

Unos 5.000 agentes desplazados a Cataluña para el 1-O están alojados en barcos amarrados en la capital catalana y Tarragona

Nuria Vázquez / Margalida Vidal
6 min

La vida en el puerto de Barcelona continúa. Hace apenas una semana llegaron los cerca de 5.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil a formar parte de su cotidianidad. Con una diferencia: acceder hasta la zona en la que se hospedan es, ahora, más complicado.

Hasta la fecha, circular por la ronda del Port no suponía ningún problema. En la actualidad, la misma vía está blindada por agentes de la Guardia Civil, la Guardia Urbana y la Policía Portuaria. No es fácil acceder sin algún tipo de permiso del Puerto de Barcelona a zonas como el muelle Príncipe de España, donde se encuentran atracados los barcos policiales.

Matar el tiempo corriendo 

Los policías destinados a Cataluña con motivo del 1-O tienen que emplearse en su tiempo libre. En los barcos en los que se alojan en el puerto de Barcelona, las posibilidades no son muchas. Hacer ejercicio al aire libre es una de las formas que encuentran para mantenerse ocupados y el preferido por la mayoría es correr por el puerto.

Solo con una visita rápida a las terminales cercanas a las que están amarrados el Rhapsody y el Moby Dada —el buque de Piolín—, pueden verse numerosos grupos de personas haciendo running. Entre los que se hospedan en la capital catalana y los que lo hacen en el ferri que está en Tarragona suman más de 5.000 agentes. Son tantos, que alteran la situación habitual en los puertos.

“Están en todos lados”

La presencia de los policías en el puerto de Barcelona chocó con la actividad de la estiba el sábado y el martes. La empresa Autoterminal tuvo que interrumpir dos operativas de carga y descarga de coches a un buque por la concurrencia de agentes en la zona, según fuentes cercanas: “Están en todos lados”.

policias estibadores puerto barcelona

Furgones policiales aparcados ante el barco 'Rhapsody' en el puerto de Barcelona / EFE

El sindicato mayoritario, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), decidió por votación de los trabajadores no dar servicio a ninguno de los barcos que alojen a las fuerzas de seguridad enviadas para desmantelar el referéndum del 1-O. Esto no ha afectado al dispositivo. “Ellos tienen sus propios medios y no estamos obligados a darles servicio”, según los estibadores.

Sin enfrentamientos

La interacción entre unos y otros no ha ido más allá. “Los muelles en los que se encuentran los ferris están alejados, trabajamos poco en esa zona”, indican los empelados portuarios. Quien sí ha cruzado palabras con los policías es un grupo muy reducido de jóvenes amarradores de la CNT. Se han producido amenazas a través de Twitter. 

Dietas irrisorias

Los agentes de la Policía Nacional se ven obligados a permanecer hospedados en los camarotes de los barcos debido a las dietas que el Ministerio del Interior les otorga. En territorio nacional, los policías que pertenecen al grupo III o C1 son los de la escala más baja, agentes y oficiales. A ellos les corresponden 28,21 euros de manutención y 48,92 euros de alojamiento.

El problema, por lo tanto, no se trata de una decisión tomada por Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, por una cuestión de seguridad, sino que ningún hotel de la capital catalana quiere adaptar sus tarifas a la disponibilidad económica que el departamento está dispuesto a pagar por cada policía.

Los propios agentes se quejan porque estas condiciones se dan solo para ellos, puesto que las dietas para las demás escalas son más altas. El grupo II o A2, integrado por subinspectores e inspectores, cuenta con 37,4 euros de manutención y 65,97 euros de alojamiento. El grupo I o A1, formado por comisarios y comisarios principales, dispone de 53,34 euros de manutención y 102,56 de alojamiento. Más del doble que los agentes de escala básica.

Imagen de las dietas que reciben los agentes de la Policía Nacional en función de su escala / CG

Imagen de las dietas que reciben los agentes de la Policía Nacional en función de su escala / CG

Precisamente el Ministerio del Interior anunció la semana pasada que triplicaba el importe de las dietas a los policías y guardias civiles desplazados a Cataluña, por lo que pasaban de los 48,92 euros a los 150 euros. Sin embargo, los agentes que están alojados en los cruceros no podrán disfrutar de esta iniciativa, puesto que es el departamento de Zoido quien ha contratado el alojamiento colectivo de todos ellos.

A su llegada a los barcos, varios agentes denunciaron la situación a través de grabaciones difundidas por las redes sociales en las que hablaban de “zulo” y se quejaban de las pequeñas dimensiones de las estancias para la cantidad de personas que tenían que ocuparlas. Tres de estos policías han sido expedientados por publicar sus vivencias.