Menú Buscar
Dos personas se hacen un selfie y otra camina en una zona cercana a la Sagrada Familia con mascarillas contra el coronavirus / EP

Qué es el estado de alarma y qué implica

Esta medida no podrá exceder los 15 días, aunque se puede prorrogar si lo autoriza el Congreso de los Diputados

3 min

¿Qué es el estado de alarma, cuándo se aplica y qué incluye? Se trata de una medida recogida en el artículo 116 de la Constitución y desarrollada en la Ley Orgánica 4/1981 de Estado de Alarma, Excepción y Sitio, prevista ante circunstancias que impiden el mantenimiento de la normalidad. El Gobierno activa esta medida extraordinaria ante la pandemia de coronavirus.

¿Cuáles son esas alteraciones graves de la normalidad? 

a) Catástrofes, calamidades o desgracias públicas, tales como terremotos, inundaciones, incendios urbanos y forestales o accidentes de gran magnitud.

b) Crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves.

c) Paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad, cuando no se garantice lo dispuesto en los artículos 28.2 y 37.2 de la Constitución, concurra alguna de las demás circunstancias o situaciones contenidas en este artículo.

d) Situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad.

¿Cuánto tiempo puede durar?

La declaración del estado de alarma se llevará a cabo mediante decreto acordado en Consejo de Ministros, y esta medida no podrá exceder de 15 días. Sin embargo, se podrá prorrogar sólo con autorización expresa del Congreso de los Diputados, que en este caso podrá establecer el alcance y las condiciones vigentes durante la prórroga.

¿Qué supone el estado de alarma?

a) Limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos.

b) Practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias.

c) Intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados, dando cuenta de ello a los Ministerios interesados.

d) Limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad.

e) Impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción afectados por el apartado d) del artículo cuarto.