Menú Buscar
Pere Aragonés , vicepresidente del Govern y titular de Economía y Hacienda, cree que habrá presupuestos

Esquerra se planta ante Torra: habrá presupuestos y no elecciones

El vicepresidente Pere Aragonés rechaza la posibilidad de nuevas elecciones y señala que alcanzará un acuerdo sobre las cuentas de 2019

04.08.2018 12:49 h.
4 min

Esquerra no desea elecciones. Las indicaciones que llegan desde la prisión de Lledoners son claras. Oriol Junqueras quería iniciar una nueva etapa al frente de la Generalitat. Él no la podrá protagonizar, de momento, pero sí el partido, que rechaza que Quim Torra convoque elecciones, con el argumento de que será difícil aprobar los presupuestos de 2019. El vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía, Pere Aragonés, asegura que será capaz de reunir los apoyos necesarios, y que “habrá una mayoría necesaria”.

Los nuevos, por ahora, no avalan a Aragonés. La CUP dispone de cuatro votos imprescindibles, que niega a Torra, al entender que se ha vuelto al “autonomismo, con políticas neoliberales”. Eso cierra las puertas al Govern de Torra, a no ser que Aragonés esté pensando en una negociación con otros grupos políticos.

La República "efectiva"

Tanto los Comuns como el PSC no se han negado a colaborar, como principio, pero siempre que el Govern independentista dejara claro que renuncia por completo a una vía unilateral y que aparca la petición del derecho a la autodeterminación. Eso parece imposible ahora, con Carles Puigdemont presionando desde Bruselas, y con el impulso de un movimiento como la Crida Nacional, que insiste en “hacer efectiva la República” en el momento que sea posible.

“Las reflexiones del president siempre son interesantes, pero yo creo que no hará falta que se lo tenga que llegar a plantear, porque tendremos presupuestos aprobados por el Parlament, seguro”, ha señalado Aragonés, en relación a las palabras de Torra, en las que sugería que podría convocar elecciones.

Los CDR

Lo que denota el cruce de valoraciones es que los republicanos no se fían de las encuestas, que les da como ganadores, pero que, al margen de ello, necesitan tiempo para gobernar al frente de la Generalitat y buscar una mejor situación. Esquerra no quiere más vías unilaterales, ni gestos simbólicos. Y sabe que su adversario más grande en estos momentos es Puigdemont, que ha trazado una alianza con la CUP, al actuar como pinza contra los republicanos. Prueba de ello ha sido la actuación de los CDR, con pintadas en la propia sede de ERC y con proclamas reclamando que se haga efectiva la República y se abandone lo que se considera como una vuelta al autonomismo.

La paradoja

El Govern de la Generalitat tendrá más recursos el próximo año. Recibirá hasta 20.157 millones de euros por los ingresos de la financiación autonómica, un 5% más que el año anterior. Sin embargo, deberá ajustas las cuentas para cumplir con el 0,1% de déficit, que marcó el Gobierno del PP.

Esa es la paradoja, y es que con el nuevo Gobierno del PSOE, ese objetivo de déficit sería del 0,3%, tras haberlo negociado con la Comisión Europea. Pero los partidos independentistas votaron en contra del techo de gasto de los presupuestos del Estado, en el Congreso. Y ahí se abre una negociación, a partir de septiembre, que podría beneficiar a las dos partes, al Gobierno del PSOE y al Gobierno de Torra. Es lo que ha comenzado a sugerir Esquerra. Quedan semanas para la reflexión.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información