Menú Buscar
Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, tilda a PSOE y Podemos de "republicanos asintomáticos" / EP

Esquerra se muestra esquiva para aprobar los presupuestos de Sánchez

Aragonès señala que el Gobierno español debe cumplir “primero” compromisos como la mesa de diálogo y fijar con claridad las prioridades de las cuentas públicas

3 min

Con muchas reservas, aunque ahora la posición de Esquerra no pueda ser otra. El vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía, Pere Aragonès, ha considerado que el Gobierno español deberá cumplir “primero” sus anteriores compromisos, como la recuperación de la mesa de diálogo, antes de intentar negociar los presupuestos del próximo año. El Ejecutivo de Pedro Sánchez querría tener listas las cuentas, con los apoyos parlamentarios atados, antes de que se celebren elecciones en Cataluña.

Los republicanos están dispuestos a entrar en esa negociación, pero los temores son enormes, en el transcurso ahora de una batalla campal con Junts per Catalunya y a las puertas de unas elecciones que serán decisivas. La cuestión es que ERC necesita el gesto del Gobierno para recuperar la mesa de diálogo que tenía como objetivo encontrar una salida político al conflicto protagonizado por el independentismo en los últimos años.

Negociar con celeridad

Aragonès considera que el Ejecutivo de Sánchez “pone excusas para no avanzar en la vía de negociación y diálogo”, y que faltan “propuestas concretas” sobre las cuentas públicas, que deberán servir para afrontar una situación muy delicada por la pandemia del Covid.

Lo que pide el consejero de Economía del Govern es medidas “puente” que solventen la urgencia del momento, y que se fije el “margen” que tendrán las comunidades autónomas. Una de las propuestas de Aragonès es que se permita a las autonomías tener un déficit del 1%, y negociar con celeridad cómo se podría contar con los fondos europeos.

Cita con Sánchez

El Govern de la Generalitat ha presentado proyectos por una cuantía de 30.000 millones de euros, centrados en la transición energética y la transformación digital, como pide la Unión Europea, que deberían salir de los 140.000 millones que recibirá España. De hecho, el presidente Sánchez ha citado a los presidentes autonómicos para el próximo viernes, con la idea de comenzar a orientar ese reparto.

Pero el Ejecutivo español tiene otros posibles socios en el Congreso, con Ciudadanos en primer término. Aunque la voluntad del Gobierno de coalición es contar con Esquerra, dependerá de la evolución de esas negociaciones. Lo que sí quiere Pedro Sánchez es sacar adelante los presupuestos, con los apoyos que sean necesarios, teniendo en cuenta que España se administra ahora con las cuentas que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy en 2018.