Menú Buscar
El líder de ERC, Oriol Junqueras (d) sentado en el Congreso junto a Gabriel Rufián / EFE

Esquerra asume que luchará contra el independentismo irredento

Los republicanos dan un paso adelante y anuncian la abstención en la investidura de Sánchez, aunque sus votos no servirán de nada sin un acuerdo del PSOE con Podemos

25.07.2019 12:41 h.
4 min

La dirección de Esquerra ha asumido que luchará contra el independentismo irredento, contra Junts per Catalunya y el mundo de Carles Puigdemont. Después de semanas de reflexión y de buscar un nuevo escenario, Esquerra ha decidido que se abstendrá, “pase lo que pase” en la investidura de Pedro Sánchez. Y lo hace aunque sepa que puede tener un coste, un coste alto, y consciente el partido de Oriol Junqueras de que el PSOE no ha garantizado ningún horizonte que pase por un acuerdo con el gobierno catalán.

El paso de Esquerra, representado por Gabriel Rufián, que ha experimentado personalmente un cambio en las formas y el contenido de su oratoria, implica la voluntad de iniciar un nuevo periodo, en el que la “unilateralidad” se deja en un rincón. El propio Junqueras, a través de sus colaboradores, hizo saber al Gobierno de Pedro Sánchez, que la unilateralidad es cosa del pasado. Lo hizo cuando el propio Sánchez colocó a todo el independentismo en esa tesitura, en su discurso de investidura.

"Acto de responsabilidad"

En el otro lado está Junts per Catalunya, un partido que ya no es Convergència. Una formación dirigida ahora por un estrecho círculo de confianza de Puigdemont, con Laura Borràs, Miríam Nogueras y Jordi Sànchez al frente, en el grupo parlamentario en el Congreso. La decisión que ha adoptado Puigdemont es que es mejor intentar paralizar la legislatura española, y mantener la tensión. Sólo en ese caso, él, personalmente, tendrá un papel. Pero, además, supone un desgaste para la estrategia de ERC, con la intención de que no obtenga el Govern de la Generalitat.

Gabriel Rufián y Pere Aragonès bajo la mirada de Quim Torra y Carles Puigdemont / FOTOMONTAJE DE CG
Gabriel Rufián y Pere Aragonès bajo la mirada de Quim Torra y Carles Puigdemont / FOTOMONTAJE DE CG

La dirección de Esquerra considera que se trata de un “acto de responsabilidad”, sabiendo que junts per Catalunya lo explotará a fondo. Rufián ha comunicado, poco antes de su conferencia de prensa, la decisión de su partido a la diputada de jxCAT, Laura Borràs, con la intención de ser “transparente”. En ningún caso, sin embargo, Rufián ha querido dejar al partido de Puigdemont en el mismo campo que el PP, Ciudadanos o Vox. “Es evidente que no pueden estar en el mismo caso, y nosotros respetamos su decisión”, ha afirmado el diputado de ERC.

Presupuestos o elecciones

El paso dado implica una estrategia diferente en la política catalana. Esquerra desea que se convoquen elecciones en Cataluña para que cada uno explique qué quiere hacer en los próximos, con luz y taquígrafos. Uno de los argumentos de los republicanos es que esas elecciones serán imprescindibles si el Govern de Quim Torra no puede aprobar unos nuevos presupuestos. Los actuales ya son una prórroga de las cuentas de 2017, y los diferentes sectores sociales no han dejado de llamar a las puertas del departamento de Economía, en manos de ERC, para pedir nuevas partidas económicas, al no poder hacer frente a las nuevas demandas.

Asumiendo riesgos, y a las puertas de la sentencia del Supremo, que podría condenar a Oriol Junqueras a varios años de prisión, Esquerra ha marcado un punto de inflexión frente a Junts per Catalunya.