Menú Buscar
La portavoz municipal del PP en Madrid, Esperanza Aguirre, durante la presentación de su libro.

Esperanza Aguirre trata de sobrevivir a la crisis interna del PP

La portavoz popular en el Ayuntamiento de Madrid presenta su libro 'Yo no me callo', con el que pretende lavar su imagen y revalorizar su perfil dentro de la formación

Laura Fàbregas
6 min

El PP está en sus horas más bajas. Los múltiples casos de corrupción que han salpicado al partido y la imposibilidad de formar un nuevo gobierno han pasado factura en las filas popularesDe cara al exterior, tratan de mantener la apariencia de partido unido en torno a su líder, Mariano Rajoy, pero algunos de sus pesos pesados se empiezan a movilizar para tratar de salir airosos de esta crisis interna y presentarse como la imagen renovada del partido.

El caso más evidente de ello es el que ha protagonizado la portavoz municipal del PP en Madrid, Esperanza Aguirre, durante la presentación este martes de su libro Yo no me callo en el Círculo de Bellas Artes. En el acto se evidenció el inicio de una campaña para tratar de revalorizar su candidatura de cara a liderar el partido en un futuro cercano.

No deja títere con cabeza

La dirigente popular no deja títere con cabeza. El capítulo 13 del Yo no me callo está dedicado a criticar la falta de ideología de su partido por entregarse a los "funcionarios y estrategas" de Génova. Según la autora, el PP menosprecia a los votantes al considerar que saben muy poco de política.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid no olvida a nadie, y sus duras palabras abarcan todos los frentes y niveles dentro del PP: desde el presidente, Mariano Rajoy, hasta las nuevas caras visibles de la formación como son Pablo Casado y Andrea Levy.

Rajoy, su eterno enemigo

Aguirre se atreve a firmar que nadie de su partido toma en serio a Rajoy. En un momento del libro, la dirigente popular recuerda una frase del actual presidente del Gobierno en funciones en la que "invitaba" a los que no creían en el proyecto del PP a irse. A juicio de Aguirre, la "tajante" afirmación del líder del PP no tuvo ningún impacto entre los cuadros de la formación.

También culpa a todo el Gobierno del PP de la falta de liderazgo: "Hemos sido incapaces porque un Gobierno, aun en las peores circunstancias, tiene que ejercer el liderazgo político e ideológico, tiene que generar, no solo confianza y certidumbre, sino, sobre todo, respeto e ilusión".

De momento, quien ha respondido a sus palabras dentro del partido ha sido la aludida vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, cuando le ha pedido unidad "para que en España haya un Gobierno con Mariano Rajoy de presidente y un Gobierno de PP, que eso es lo que nos une a todos los votantes y militantes del PP".

Sin "viajes al centro"

Aguirre no tira la toalla y, pese haber perdido las elecciones municipales en mayo de 2015 contra la actual alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pretende reconvertirse y disputar el puesto que Rajoy podría dejar vacante en un futuro cercano.

En este sentido, la dirigente popular apuesta por que el partido no haga ningún "viaje al centro" --como sí pretenden los jóvenes más destacados de la formación, encabezados principalmente por Casado y Levy-- y se mantenga como el gran partido del centro derecha español.

Se acerca a la FAES

La expresidenta madrileña recuerda con nostalgia los tiempos en los que su partido bebía de la influencia de la FAES y lamenta que no se haya mantenido así en la actualidad. Como ya publicó Crónica Global, el entorno próximo a la fundación fue el primer bastión popular en dar por acabado a Rajoy y en instar la búsqueda de un nuevo candidato que hiciera renacer al partido.

El acercamiento de Aguirre podría ser toda una declaración de intenciones para presentarse como la líder de derechas, con un ideario estructurado, que ayudara a recuperar la identidad al PP.

Morir matando

Fuentes internas del PP explican a Crónica Global que no hay ninguna posibilidad de que Aguirre recupere el control dentro de la formación. "Son patadas de ahogado", indican en referencia al lavado de imagen que está llevando a cabo estos días la dirigente popular. "Aguirre está noqueada desde que perdió el ayuntamiento. Los fieles 'aguirristas' cada vez son menos", prosiguen.

Estas afirmaciones coinciden con el único momento en que la portavoz municipal del PP hace autocrítica en su libro. Aguirre, en un momento dado, confiesa que la estrategia utilizada contra la actual alcaldesa no fue la más acertada: "Caí en la tentación de recurrir al miedo a Podemos, en lugar de explicar a los madrileños qué estaba yo dispuesta a hacer como alcaldesa".

Pese a la autocrítica de última hora, todo apunta que es demasiado tarde para que Aguirre se alce como líder del centro derecha en España. Pero, puestos a no sobrevivir políticamente, la aun portavoz municipal se empeña a morir matando con esta diatriba contra su propia formación.