Menú Buscar
Íñigo Errejón, en su etapa en el Congreso de los Diputados / EFE

Errejón entrega el acta de diputado, pero mantiene su puesto en la dirección de Podemos

El partido de Pablo Iglesias se mantiene abierto a un acuerdo final con Manuela Carmena para las elecciones a la Comunidad de Madrid

21.01.2019 21:18 h.
5 min

La renuncia de Íñigo Errejón a su escaño en el Congreso tras las presiones de la dirección de Podemos ahonda en la crisis de la formación morada a cuatro meses de las elecciones municipales y autonómicas, en las que el partido de Pablo Iglesias parece dispuesto a competir con quien fue su número dos.

"Hay algunas veces en la vida en las que lo correcto y lo cómodo no coinciden, y en esos momentos hay que tomar una decisión. Yo hoy pago muy tranquilo el precio por haber tomado la decisión correcta", ha explicado el ya exdiputado de Podemos en su última comparecencia en el Congreso de los Diputados.

El camino de salida

El cofundador de Podemos ha convocado a la prensa para anunciar que dejaba el escaño horas después de que la dirección de Podemos le indicara una vez más el camino de salida "en coherencia" con su decisión "personal y unilateral" de ir a las elecciones autonómicas "con otro partido", esto es, con la plataforma Más Madrid de Manuela Carmena.

Ese camino no era otro que abandonar el Congreso, según ha explicado la coportavoz de Podemos, Noelia Vera, después de la reunión de la ejecutiva morada, que se reunía por primera vez tras conocer el anuncio de Errejón.

La militancia estaba diciendo "de forma contundente" que Íñigo Errejón debía renunciar al acta de diputado por preferir ir a las elecciones autonómicas con el Más Madrid de Carmena cuando las bases ya habían decidido que concurrirían con las siglas de Podemos, según interpreta Vera.

La pulla de Echenique

"Yo si fuera él dimitiría, claro. Si te presentas por otro partido político y tienes un escaño conseguido presentándote como Podemos, lo coherente es dejar el escaño. También es verdad que de algo tiene que vivir Errejón hasta mayo", aseveró el viernes Pablo Echenique, secretario de organización. Para restar hierro a la crudeza de sus palabras hoy ha explicado que fue una forma de expresarse.

Errejón se va del Congreso pero no del partido, al menos voluntariamente, y así lo ha dejado claro: "No podría dejar Podemos aunque quisiera porque lo he fundado y lo llevo tatuado en la piel". Así responde el candidato a Iglesias y otros miembros de su dirección que insisten en situarle fuera de Podemos.

"A lo importante"

El ya exdiputado de Podemos ha preferido no hacer sangre y mirar hacia adelante, a su apuesta conjunta con Carmena para mayo, porque cree que es momento de "dejar ya la fase de disputas y centrarse en lo importante", así que ha apostado por rebajar el "ruido" y el "drama" y luchar por ganar las elecciones.

La dirección de Podemos en Madrid, encabezada por Ramón Espinar, dedicará los próximos pasos a elegir un nuevo candidato o negociar con la plataforma de Manuela Carmena. Una posibilidad que Errejón sí ve factible, y de hecho se ha mostrado convencido de que Podemos podrá integrarse en Más Madrid al igual que IU y Equo, porque aunque los partidos sean importantes lo es más la capacidad de "unir a la gente", ha dicho.

"Yo no vine a estar en política, vine a hacer política", ha enfatizado en su rueda de prensa, dando un posible argumento para quienes puedan animarse a seguirle. Su renuncia al acta dará entrada en el Congreso a la siguiente candidata en la lista de Unidos Por Madrid, la dirigente de IU Sol Sánchez, cuyo nombre precisamente se propuso como número dos de Errejón en su candidatura a la Comunidad antes de conocerse su pacto con Carmena.