Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ernest Maragall durante la celebración de un pleno / EP

Ernest Maragall ningunea el apoyo de Manuel Valls a los presupuestos

El dirigente republicano considera innecesario el apoyo del ex primer ministro galo, pero sí que espera el de Junts per Catalunya

3 min

Mañana se aprueban los presupuestos municipales de Barcelona para 2021, y si nada se tuerce, saldrán adelante con el apoyo de los concejales del equipo de gobierno y el sustento externo de ERC.

Las cifras cuadran, dado que la suma de los tres partidos supera ampliamente la mayoría absoluta, con 28 votos a favor frente a 13 en contra. De hecho, parecen sobrar, dado que Ernest Maragall no considera necesario el apoyo de Valls (Barcelona Pel Canvi).

Es “insignificante”

El presidente del grupo municipal republicano considera que el apoyo del partido del ex dirigente galo, que ha sido muy beligerante con el Procés y con los partidos que lo han promovido, es “insignificante”. El término más correcto, en todo caso, sería “innecesario”.

En cualquier caso, el interés de unas cuentas presupuestarias reside en que obtengan el mayor numero de votos favorables posibles. Es así porque cuantos mas asentimientos se consigan, más ciudadanía se sentirá representada por las cuentas públicas, en un momento en que la unidad para hacer frente a la crisis que viene es más importante que nunca.

Cinco o diez céntimos

Manuel Valls hizo unas declaraciones en las cuales afirmaba que el presupuesto municipal tenía el sello de Barcelona Pel Canvi en sus contenidos y partidas.

Ante estas afirmaciones Maragall se ha mostrado completamente tajante al afirmar que lo ha estado “mirando” y no las encuentra en ningún sitio: “supongo que deben ser cinco o diez céntimos”, ha afirmado.

Junts per Catalunya, sí

El mandatario republicano no quiere el apoyo del partido de Manuel Valls, se entiende que por desavenencias políticas profundas, pero sí que espera que Junts per Catalunya se sume al acuerdo. El presupuesto de Barcelona para 2021 son unas cuentas netamente progresistas, en las que la política social será su principal estandarte.

Un ejemplo claro es el incremento en 50 millones de las partidas destinadas a la compra de vivienda pública. Ante esta realidad, de producirse el apoyo de Junts per Catalunya, un partido de centro derecha heredero del CiU de Artur Mas, sería un tanto hipócrita. Durante sus años de mandato el ex presidente perpetró recortes salvajes en partidas sociales y entre sus grandes proezas se encuentra el incremento en un 60% de las tasas universitarias y la supresión de la paga doble de los funcionarios catalanes.

Destacadas en Política