Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Silvia Casola, Ernest Maragall y Jaume Graells, candidato de ERC a la alcaldía de L'Hospitalet (de izquierda a derecha) /  ERC

ERC tropieza en su asalto al área metropolitana

El caso Consell Esportiu, denunciado por el exsocialista Graells fichado por los republicanos como alcaldable, apenas se ha notado en L’Hospitalet, donde los comunes tampoco consiguen remontar

4 min

La historia electoral de L’Hospitalet de Llobregat (PSC) ejemplifica los esfuerzos infructuosos del nacionalismo catalán por penetrar en el área metropolitana de Barcelona. Mientras Girona y Lleida se convertían en tradicionales feudos del soberanismo, el llamado cinturón rojo se volvía prácticamente en inexpugnable para CiU (hoy Junts per Catalunya) y ERC. El panel electoral que hoy publica Crónica Global otorga, de nuevo, la mayoría absoluta al PSC en L'Hospitalet, imbatible desde hace décadas, con 14 concejales, mientras que ERC experimenta un leve ascenso al pasar de 5 a 6 concejales.

En los comicios de 2023, los republicanos estrenarán candidato. Se trata de Jaume Graells, el denunciante del caso judicial en el que apareció implicada la alcaldesa Núria Marín, finalmente absuelta. Era un secreto a voces que el exconcejal socialista acabaría en las filas republicanas. A Graells se le vio acudir a mítines del partido y es conocida su gran amistad con Ernest Maragall --alcaldable por Barcelona con posibilidades, según los sondeos, de hacerse con el Gobierno de la capital catalana--, de ahí que no sorprendiera el comunicado, emitido el pasado 30 de mayo, en el que ERC anunciaba a su nuevo candidato en L’Hospitalet.

Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat / EUROPA PRESS
Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat / EUROPA PRESS

Más llamativo resulta que Graells sustituya a Antoni García, quien logró los mejores resultados para ERC en el segundo municipio con más población de Cataluña. Desde la restitución de la democracia, los republicanos no obtuvieron representación en el Ayuntamiento hasta 2015, a pesar de la gran influencia que ERC tuvo en la Segunda República. Ese año, el partido logró dos ediles y ya con García como cabeza de lista, cinco.

La denuncia de Graells, que dio lugar a una investigación judicial sobre ilegalidades en el Consell Esportiu de l'Hospitalet, derivó en una gran crisis en la Ejecutiva socialista, con la alcaldesa y dos altos cargos imputados. Sin embargo, esos hechos no alteraron lo más mínimo el tirón electoral de Nuria Marín. Lo demuestra el sondeo que Electomania hizo para este medio en mayo y el que ahora, ya con Marín exculpada, confirma que el PSC arrasaría en las municipales si se celebraran ahora.

Los comunes no remontan

La intensa campaña de oposición que, respecto a esta causa judicial, han hecho los comunes tampoco se ha traducido en un aumento de sus perspectivas de voto. Si en 2019 lograron tres concejales, ahora se quedarían con la misma representación.

El diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián / EUROPA PRESS
El diputado de ERC en el Congreso y posible alcaldable por Santa Coloma de Gramanet, Gabriel Rufián / EUROPA PRESS

Durante estas décadas, solo Ciudadanos amenazó la supremacía socialista cuando, en 2015, se convirtió en el segundo partido de la oposición, con 4 concejales, lejos no obstante de los 11 del PSC. Cuatro años antes, el PP también había rivalizado con seis ediles, frente a los 13 de los socialistas. También en esta ciudad del Barcelonès, la formación naranja acusa fuga de votos al empatar con el PP con dos representantes, según el panel electoral.

Y si los esfuerzos de ERC por aproximarse al socialismo metropolitano han sido infructuosos --el partido apuesta por Gabriel Rufián como alcaldable por Santa Coloma de Gramenet, otro bastión del PSC--, los de CiU fueron inútiles. En 2011 logró cuatro concejales, pero desde entonces ha asistido a una caída en picado hasta desaparecer del Ayuntamiento.