Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, con Carles Riera y Eulàlia Reguant, de la CUP / EFE

ERC suelta lastre de la CUP: no habrá cuestión de confianza

Los republicanos afirman que los antisistema han incumplido su promesa de apoyar los presupuestos: ¿Hacia un tripartito? ¿Qué haría Junts per Catalunya?

4 min

ERC considera que la CUP ha incumplido los acuerdos de investidura de Pere Aragonès al rechazar los Presupuestos de la Generalitat, lo que a su juicio, libera al president de someterse a una cuestión de confianza a mitad de legislatura. De esta forma, los republicanos sueltan lastre de los cupaires, muy críticos con la gestión del Govern, mientras que sus nuevos socios, En Comú Podem, avisan de que no salvarán a Aragonès si se llegara a plantear esa cuestión de confianza en el Parlament.

A diferencia de la moción de censura, que puede plantear cualquier grupo parlamentario, la cuestión de confianza es prerrogativa del presidente del gobierno.

Críticas de la CUP

Recientemente, el diputado de la CUP, Carles Riera, aseguró que "si Aragonès presentara ahora una moción de confianza la CUP no le avalaría". El antisistema consideraba que el Govern está "muy alejado" del programa avalado por la mayoría independentista del 52% en las elecciones del 14 de febrero de 2021, y entiende que "haría falta un giro de 180 grados".

Jéssica Albiach y Pere Aragonés, a quien amenaza con retirar su apoyo si no vota a favor de la reforma laboral / EUROPA PRESS
Jéssica Albiach y Pere Aragonés, en el Parlament / EUROPA PRESS

Sin embargo, los republicanos creen que son los cupaires quienes han incumplido la primera parte del acuerdo de investidura, consistente en dar apoyo a dos Presupuestos de la Generalitat. Tras este respaldo, Aragonès plantearía una cuestión de confianza para que se monitorizara el cumplimiento de sus compromisos con la CUP. La consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, ha asegurado en una entrevista con el diario Ara que no habrá cuestión de confianza, precisamente porque los antisistema no han apoyado las cuentas catalanas.

Los comunes

Los presupuestos de 2022 fueron aprobados en el Parlament gracias a la abstención de los comunes. Sin embargo, precisamente ayer, la líder del grupo parlamentario de En Comú Podem, Jessica Albiach, avanzó que no salvará al dirigente de ERC si plantea esa cuestión de confianza. La dirigente de los comuns, que discrepa de los macroproyectos que impulsa el Govern --la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno, por ejemplo--cree que corresponde a la CUP decir si el jefe del ejecutivo debe someterse o no a una cuestión de confianza en 2023, como pactaron en la investidura, pero señaló que también servirá para ver si el president" es de palabra y cumple los acuerdos a los que llega".

¿Antes de las elecciones municipales?

A pesar de que ERC y Junts Per Catalunya (JxCat), socios de gobierno, no esconden sus profundas diferencias, los neoconvergentes se ven obligados a cerrar filas con Aragonès pues no apoyar esa cuestión de confianza equivaldría a su salida del consell executiu. Sin embargo, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, --referente del sector más duro de JxCat-- defendió hace varios meses que Aragonès se someta a esa cuestión. “Es un compromiso muy firme que te interpela”, dijo.

En cualquier caso, la alianza de Junts y ERC sería incompatible con un tripartito --junto a PSC y comuns--, como apuntan algunas fuentes políticas, que blindara a Aragonès ante el independentismo más recalcitrante.

Los tempos son importantes en política y es poco probable que esa cuestión se celebre en vísperas de las elecciones municipales, previstas para mayo de 2023.