Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès (i) junto a Albert Castellanos (d) en una foto de archivo / DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

ERC rompe el boicot al Rey y asistirá al acto de Seat

Albert Castellanos será el representante enviado por los republicanos para recibir a Felipe VI en Martorell

3 min

El boicot independentista al rey Felipe VI queda desvirtuado tras comunicar ERC su asistencia al acto de Seat. Pere Aragonès, presidente en funciones de la Generalitat, ha roto el plantón al monarca enviando a su número dos y secretario general de economía, Albert Castellanos, a las visitas del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe de Estado con motivo del 70 aniversario de la empresa automovilística en Martorell (Barcelona), según avanza El Confidencial.

El líder de los republicanos abandona así la línea instaurada por el expresident Carles Puigdemont de no acudir a eventos en los que esté el monarca, a raíz de la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Este plantón generalizado del independentismo, pero más concretamente de JxCat, también fue acogido por Quim Torra aunque con excepciones como en los Juegos del Mediterráneo. La Generalitat no participa en actos del Rey e incluso la Fundación Princesa de Girona ha dejado de entregar sus premios en Cataluña.

Las contradicciones de Aragonès

“Se puede hacer mucho más desde el Govern, aunque suponga aceptar muchas contradicciones”, explicó Aragonès en su conferencia programática de la Generalitat ayer jueves. La razón principal por la que los republicanos rompen el pacto no escrito para boicotear a la Corona es aprovecharse de los fondos europeos Next Generation. “Tenemos que aprovechar estos fondos para hacer una inversión sin precedentes. No tenemos que perder esta oportunidad”, ha asegurado el president en funciones para justificar sus incoherencias frente al independentismo.

Aragonès y su entorno llevaban tres días deliberando sobre si acudir o no al acto de Seat. El anuncio de la visita se realiza después de saberse que se iba a crear un consorcio público-privado con el Gobierno español, Seat, Volkswagen e Iberdrola para montar una fábrica de baterías “cerca de Martorell”. Esta noticia fe carácter económico crucial para Cataluña ha propiciado que el president, aunque quiera mantener su figura independentista, haya optado por enviar a su mano derecha, Castellanos, junto a Felipe VI.