Menú Buscar
El consejero de Educación, Josep Bargalló, defiende la figura del mediador / EP

ERC recupera la figura del mediador en el diálogo con el Gobierno

El consejero de Educación se suma a la petición de JxCat a un día de la reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra

7 min

El consejero de Educación y miembro de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Josep Bargalló, se ha desmarcado de la línea que marcaba su partido sobre la figura del mediador en las reuniones con el Gobierno y afirma ahora que sería necesario. La nueva postura se asemeja a la que lleva defendiendo hace varias semanas JxCat, que insiste en que haya un "relator" en la mesa de diálogo por la "falta de confianza" que el Estado despierta en los posconvergentes.

El republicano ha puesto matices al momento en el que debe incorporarse esta figura en las reuniones con el Gobierno, que aún no tienen una fecha definida. "Deberá haber mediador cuando la mesa esté a punto de tomar medidas definitivas", indica. "Cuando estamos comenzando para ver en qué calendario debe iniciarse el diálogo no es importante", detalla, ya que, si no, "el diálogo no se hará" --como ya sucedió a principios de 2019--". En cambio, el consejero tiene claro que "habrá un punto en que si el diálogo realmente sigue adelante y hay que empezar a tomar decisiones, un mediador es importante, o un relator".

Error del pasado

Esquerra ya se había mostrado partidaria de este mediador en el llamado pacto de Pedralbes de diciembre de 2018. En el texto, se reconocía un "conflicto político" entre Cataluña y España y la necesidad de dialogar entre representantes de ambas Administraciones con la ayuda de una "mediación", una figura que los republicanos acabaron llamando "relator". La imposición de esta figura en las reuniones con el Estado fue lo que provocó que ERC se levantara de la mesa, rechazara dar apoyo a los presupuestos de Sánchez y al consecuente fin de la pasada legislatura.

Tras las elecciones del 10 de noviembre, PSOE y ERC llegaron a un acuerdo por el cual los republicanos se abstenían para hacer presidente a Sánchez a condición de establecer una nueva mesa de diálogo. En el pacto, esta vez, no se hablaba del relator y hasta ahora ERC no lo veía una condición necesaria para sentarse a hablar. Quienes sí lo hacen son JxCat y el propio Quim Torra, quien se reúne este jueves con el presidente.

La misma portavoz del Govern, Meritxell Budó, descartaba este martes que el Gobierno catalán haya hablado al respecto de este mediador como condición indispensable, admitiendo que era algo de partido y no del Ejecutivo catalán. Las declaraciones de Bargalló suponen un cambio de rumbo.

Criticas y errores

El Gobierno socialista aún no se ha pronunciado sobre las peticiones de JxCat y ahora de Esquerra sobre el mediador y esperan a ver lo que suceda en el encuentro entre Sánchez y Torra. Quien sí se ha pronunciado al respecto es Ciudadanos. Su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, considera que es "un absoluto disparate", y ha recalcado la "oposición radical" de su partido a que "fuera de las instituciones se pueda negociar nada, y mucho menos el inexistente derecho a la autodeterminación" de Cataluña.

En referencia a los errores cometidos en el pasado, Bargalló ha hecho una muy ligera autocrítica al afirmar que el gran fallo del independentismo fue su "ingenuidad", que considera un "pecado muy grave" en el mundo de la política", antes de atacar al Gobierno por la actuación policial del 1-O. Tampoco se ha ahorrado críticas contra el Tribunal de Cuentas, que el pasado 28 de enero reclamo 4,1 millones de euros a Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y otros 31 ex altos cargos de la Generalitat malversados en la organización del referéndum ilegal. Para el republicano dicho tribunal "está pensando en llevar a la gente a la miseria" con las multas que pone a los políticos.

El republicano, en una entrevista en Radio 4, también ha hecho hincapié en otro error, pero esta vez de los independentistas. El consejero de Educación ha lamentado la imagen que dieron los partidos nacionalistas en el Parlament después de que la Mesa de la Cámara decidiera inhabilitar a Quim Torra como diputado. "No hubo un guion", lamenta ante la imagen de un gobierno dividido que se evidenció cuando los diputados de Esquerra no se levantaron para aplaudir el discurso del presidente catalán. Fue "una imagen no bien trabajada por parte de todos".

Mensaje a Torra

La autocrítica ha venido acompañada de un mensaje hacia el último discurso de Torra en el Parlament. Tratando de justificar su actitud de no levantarse a aplaudirle, Bargalló ha reconocido que no lo hizo por no encontrarse "cómodo" con las palabras que el jefe del Ejecutivo catalán dirigió al presidente del Parlament, Roger Torrent. "Se ponía sobre la mesa una confrontación entre dos presidentes que siento como míos", subraya. Aún así prefiere atribuir esas imágenes a un tema de “escenografía”.

Centrado en los presupuestos catalanes que deben aprobarse antes de la convocatoria electoral, el consejero de Educación admite que "no se van a revertir todos los recortes" que ha aplicado su departamento en los últimos años de gobiernos independentistas. Pese a todo destaca que por primera vez se van a destinar 70 millones a guarderías y el aumento de partidas para la escuela inclusiva, algo que no revierte la falta de inversión para luchar contra la segregación escolar, ni mejora los servicios comedor.