Menú Buscar
Casas de lujo junto al lago de Puigcerdà, en la comarca pija de La Cerdanya / CG

ERC y JxCat, enfrentados por la seguridad en la zona más pija de Cataluña

El Ayuntamiento de Puigcerdà (PDeCAT) suspende el turno de noche de la policía local por falta de efectivos y coloca la nueva comisaría en plena salida de emergencias del hospital de la ciudad

19.09.2019 00:00 h.
4 min

Es un problema que se viene arrastrando desde 2015 y que pone en peligro la seguridad ciudadana. El Ayuntamiento de Puigcerdà (Girona), cuyo alcalde es Albert Piñeira (PDeCAT) ha suspendido el turno de noche de la policía local por falta de efectivos. Dicho de otra manera, nadie patrulla las calles de la ciudad en horario nocturno, por lo que cualquier incidente que se produzca, sea de tráfico, de incivismo o de delincuencia, desborda a quienes tienen la responsabilidad de velar por este servicio.

Puigcerdà es la capital de una de las comarcas más ricas de Cataluña, donde la burguesía catalana suele tener su segunda residencia. Sin embargo, lejos de ser un oasis, se trata de una zona fronteriza “con numerosos incidentes, en la que el número de habitantes asciende a 9.000, pero en temporada de esquí aumenta hasta 30.000. Los fines de semana se multiplica la población. Hay zona de ocio nocturno, con discotecas y locales de alterne. Hay botellón e incivismo. No damos abasto”, explican a Crónica Global fuentes policiales. Aseguran que esa suspensión del turno nocturno se ha producido en varias ocasiones. En la actualidad, la plantilla se compone de dos mandos y ocho agentes, pero estas fuentes aseguran que la cifra óptima debería alcanzar los 20 policías.

Bajas laborales

El pasado mes de julio, se produjo una pelea durante la fiesta mayor en la que un policía local resultó herido y, desde entonces, está de baja. Otro compañero también está inoperativo por enfermedad. De ahí que el consistorio --contactado por este medio, el gobierno municipal no ha querido dar su versión de la situación-- haya decidido suspender el turno de noche. “Hace años que la Policía Local reclama un aumento de la plantilla, pero no se soluciona”, explica el concejal de ERC Manel Serra, quien asegura haber constatado personalmente el malestar existente en el cuerpo.

“Cuando los vecinos tienen una urgencia, van a tener que llamar a los Mossos d’Esquadra, que también tienen problemas de efectivos”, indica el republicano, quien critica, además, el proyecto de traslado de la comisaría de la policía local a dependencias del hospital de Puigcerdà, situado en el casco antiguo de la ciudad. “Una de las vías de evacuación del hospital pasa por el nuevo cuartel, por lo que existe un gran riesgo de bloqueo”, avisa Serra.

Botellones y vandalismo

El ayuntamiento defiende la ubicación por lo que tiene de proximidad con la población, mientras que las citadas fuentes policiales lamentan que no se haya consultado con quienes entienden de seguridad.

“La oposición hace bien en denunciar, pero también debería hacer propuestas”, explica un profesional del sector de la restauración. Confirma el peligro que supone la alta concentración de personas en las zonas de ocio durante el fin de semana. “Es imposible garantizar la seguridad solo con dos agentes”, dice. Menciona los botellones y el vandalismo cometido contra los vehículos de la policía. Considera que existen otros ejemplos de ciudades con una alta concentración de personas en zonas de ocio, como Sitges (Barcelona), donde el ratio de policías es superior al que exige el Govern.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información