Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Marta Vilalta, portavoz de ERC / EUROPA PRESS

ERC ve "irresponsable" a Junts, pero evita confirmar si seguirá adelante con su reforma lingüística

"Les pesa más el partido que el país", ha dicho la portavoz republicana, Marta Vilalta, quien avisa de que "no podemos hacer ver que no hay una sentencia", en referencia al 25% de castellano

4 min

ERC califica de "irresponsable" la decisión de Junts per Catalunya (JxCat) de desmarcarse de la reforma de la ley de política lingüística pactada inicialmente con ERC, En Comú Podem y PSC para responder a la sentencia judicial sobre el 25% de castellano. "Es un momento triste", ha dicho la portavoz del grupo parlamentario, Marta Vilalta, quien ha atribuido ese plante a las divisiones internas de los neoconvergentes. No obstante, la republicana ha evitado confirmar si su partido seguirá adelante con esa propuesta sin sus socios de gobierno. "No hacer nada no es una opción. No podemos hacer ver que no hay una sentencia", ha dicho.

Vilalta, ha comparecido en el Parlament después de que Junts haya anunciado que no participará en la reforma de la ley de política lingüística que previamente había apoyado junto a Esquerra, En Comú Podem y PSC. Los neoconvergentes dicen ahora que no hay consenso en la comunidad educativa y que esa reforma no impide la ejecución de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que obliga a impartir un mínimo del 25% de horario lectivo en castellano en los colegios.

"Firmeza y responsabilidad"

Vilalta insta a responder con “firmeza y responsabilidad” ante lo que califica de ataques a la lengua catalana. “Desgraciadamente vemos decisiones como la de Junts, que incurre en irresponsabilidad y resignación. Les pesa más el partido que el país, los intereses personales que el consenso. Las discrepancias internas rompen un consenso muy amplio, de un 80%, e histórico en un lugar tan sensible como es la escuela catalana”.

La republicana rechaza la imposición de cuotas lingüísticas y, por eso, “defendemos esa responsabilidad de país. Necesitamos instrumentos para proteger el modelo de escuela catalana. Y creemos que se basan en la reforma de la ley de política lingüística, el decreto que desarrolle los aspectos lingüísticos de la Ley de Educación y el pacto nacional por la lengua. Por eso nos cuesta tanto creer que Junts renuncie a reformar la ley en un Parlament soberano”.

“No hacer nada, no tener alternativa a la sentencia, no es una opción. Un mes y medio después de la propuesta de modificación, Junts no solo no ha hecho ninguna aportación sino que ha bloqueado el consenso. Es un momento triste. Dejan la lengua en la escuela en manos de los tribunales. Nunca consentiremos que nos fracturen por cuestiones partidistas”.

Por ello, ERC estudiará todas las opciones. “Seguiremos hablando con todos los grupos para ver si seguimos adelante con la reforma. No tiramos la toalla. El consenso es mucho más fuerte cuando es más amplio. No descartamos ningún escenario”. El partido es consciente de que el TSJC impone un plazo para actuar. “Pero la cuestión no es qué hará ERC, sino por qué Junts se desmarca".