Menú Buscar
junqueras puigdemont iceta

ERC veta a Iceta tras constatar la "candidatura trampa" de Sánchez

El PSOE arriesgó con una propuesta para el Senado que podía ser aceptada o, en caso de rechazo, cargarse de razones para soltar lastre del endurecimiento de los republicanos

16.05.2019 00:00 h.
7 min

“Saliera como saliera la operación, el PSOE ganaba”. Ese es el enfoque que Pedro Sánchez y su gurú político, Ivan Redondo, dieron a la propuesta de Miquel Iceta como presidente del Senado. Si ERC accedía, operación resuelta. Si los republicanos rechazaban la candidatura, como finalmente ha ocurrido, los socialistas se cargaban de razones para soltar lastre de esos “socios golpistas” que han arrojado a la papelera su pretendido discurso moderado.

Una estrategia, no obstante, arriesgada a juicio de algunos sectores del PSOE contrarios al pactismo de Sánchez y que fuentes parlamentarias aseguran que ERC supo ver desde el principio.

Hoy, si no hay una gran sorpresa de última hora, Esquerra, Junts per Catalunya y la CUP votarán en contra de la candidatura del primer secretario del PSC como candidato autonómico al Senado. Los socialistas dan por rotas sus relaciones con los republicanos, que abrazan de esta forma una posición más dura y marginal, en la que la resurrección de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y la sentencia del 1-O en el horizonte tienen mucho que ver.

Marta Rovira conecta por videoconferencia con el Parlament de Cataluña / CG

Marta Rovira conecta por videoconferencia con el grupo de ERC en el Parlament de Cataluña / CG

Una operación, la de Sánchez, que generaba inquietud en algunos sectores del PSOE, los más críticos con el talante pactista del presidente en funciones. Consideraban que la operación Iceta era arriesgada, "pues contemplaba el apoyo de Esquerra tan criticado por la derecha", aunque a nivel teórico resultara brillante.

“Se basaba en hacer una propuesta difícil de aceptar. Si los republicanos aceptaban la candidatura de Iceta, la jugada salía gratis y los socialistas colocaban a un catalán al frente del Senado. Pero si ERC les tumbaba la idea, Sánchez se carga de argumentos para decir que los republicanos ‘son como Puigdemont. Los del no a todo’. Unos irresponsables’".

Críticas al pactismo del PSOE

Frente a esas posturas críticas con la estrategia pactista del líder del PSOE, fuentes parlamentarias admiten que, a partir del no a su candidatura, “Iceta puede justificar que no se haga ningún gesto ni cesión ante Oriol Junqueras para no desgastarse en España”.

No obstante, la postura oficial del PSOE constata que “el discurso de la moderación que defendía ERC se ha ido a la papelera. Se marginalizan”, dice un dirigente socialista. ¿Sometimiento a Puigdemont?”. “Totalmente”, añade. Dado que, a corto y medio plazo, las relaciones entre ERC y PSOE están rotas. Se hace inconcebible, por tanto, pensar en posibles pactos postelectorales tras las municipales del 26M. Y mucho tendrían que cambiar las cosas para que los socialistas contribuyeran a la resurrección de un tripartito de izquierdas tras el enrocamiento de los republicanos. ERC justifica esa posición en la negativa de Miquel Iceta a negociar su nuevo cargo antes de que saliera publicado en la prensa, algo que tildan de “marketing político”. Siendo irrelevantes en el Congreso, y mucho más en el Senado, era ERC la que arriesgaba mostrando una faceta “demasiado pactista” en plena campaña electoral.

¿Filtraciones interesadas?

Sergi Sabrià, presidente del grupo parlamentario republicano, aseguraba ayer que la decisión de votar en contra de la candidatura de Miquel Iceta se tomó por unanimidad en la reunión mantenida ayer bajo la supervisión telemática de Marta Rovira, la secretaria general de ERC huida a Suiza, una de las dirigentes más radicales del partido. Pero las declaraciones del vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, apuntaban a lo contrario. También la postura flexible que el presidente del Parlament, Roger Torrent, expresó a Iceta cuando éste le notificó que Sánchez le proponía como presidente del Senado. Hay quien apunta a posibles filtraciones interesadas de esos sectores de ERC que querían allanar el terreno a Iceta.

De ahí que, decidido el ‘no’, se haya vislumbrado un cambio de opinión impuesto por Oriol Junqueras. Oficialmente, Esquerra no se pronunció hasta ayer. Y hoy solemnizará su voto en el Pleno convocado en el Parlament. Lo hará tomando posiciones junto a Junts per Catalunya y la CUP, que también han anunciado que votarán en contra de Iceta.

“Esquerra mira por el retrovisor y tiene miedo de que se la vea demasiado pactista --en alusión a posibles acusaciones de traición a Puigdemont--, así que hace un gesto hacia ese sector duro que se articula en Junts per Catalunya y más allá”, explica una fuente conocedora del proceso.  En este sentido, avisa de que el renacimiento de la ANC –acaba de hacerse fuerte en la Cámara de Comercio de Barcelona-- también puede estar detrás de ese endurecimiento de ERC “con la sentencia del Tribunal Supremo en el horizonte, algo que ya de por sí obliga a radicalizar las posturas”.

Recurso ante el TC

A largo plazo, Iceta podría convertirse en senador vía Tribunal Constitucional (TC), pues el PSC ya ha anunciado que presentará un recurso para defender los derechos de su líder. También pidió a la Mesa del Parlament que hoy se vote de forma presencial, es decir, introduciendo papeletas en las urnas. Era la forma de propiciar indisciplinas de voto, tanto en ERC como en Junts per Catalunya, dado que algunos convergentes eran partidarios de la abstención o del voto a favor a cambio de tener grupo parlamentario en Madrid.

Pero la Mesa ha rechazado ese tipo de voto, por lo que los socialistas registraron una petición de reconsideración.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información